Toda reincorporación después de un armisticio debe ser integral y colectiva

0
30

El Grupo Científico Universitario y popular de Investigación Palenque consideramos que al Gobierno de Duque no implementar el Acuerdo de Armisticio hacia la construcción de la Paz con Justicia Social en Colombia, no sólo está vulnerando la Constitución Política donde están incorporados los Acuerdos.

Sino también Colombia como Estado Parte Firmante de los Acuerdos está traicionando el anhelo colombiano para que haya concreción real de lo acordado, pues así se definió en el Acuerdo Especial Humanitario de Paz, firmado en la Habana Cuba en el marco del Derecho Internacional Público sobre los Derechos, que este Gobierno hoy también incumple estos Tratados Internacionales quedando como paria Universal.

El Gobierno fascista del señor Iván Duque al ir en contravía al Acuerdo Especial Humanitario de Paz firmado en la Habana, y ya constitucionalizado, quiere romper en pérfida táctica política y militar la unidad de la Insurgencia firmante como Parte representante de la sociedad que le apoyamos, como movimiento popular que somos y propendemos por los Derechos, por la Vida Digna, por la Paz con Justicia Social y organizar conquistar una Nueva Colombia en un Estado Popular de Derecho de Nuevo.

La política temeraria fascista de Duque y del uriboparamilitarismo además de aspirar romper la unidad o formas diversas de lucha y de unidad popular, hoy también la combina con el terror genocida asesinando a través de agentes de las FFMM y de sus propios paramilitares que comparten sus cantones militares; realidad objetiva, notoria, pública e incontrovertible que conduce a nunca creer en este Estado neoliberal y Régimen Político fascista de Iván Duque, Nunca se confíe en el estado Neoliberal y Régimen Político Fascista que hoy impera. ¡Nunca! | Frente Amplio Popular quien también agrede a los pueblos del mundo que lo caracterizan como el Caín de América y el mercenario peón sumiso de Trump.

Es así, entonces, que los odios extremos de las partes en que se ha fracturado las FARC por errores propios e intereses de sectores acomodados unos y abandonados otros, y por también la pérfida acción política y militar del gobierno de Duque que combina igual gajes personales para golpear al colectivo fariano y a las comunidades aledañas y a simpatizantes de las FARC, e igual haciéndolo a través de esta perversa ola genocida étnica y política para crear zozobra y terror.

Será entonces deber revolucionario: se resuelvan estas contradicciones en el marco de lo que otrora nos enseñó Jacobo Arenas y Hernando González Acosta, al decirnos éllos que el deber de todo revolucionario en estos casos internos y de política nacional es que sin estigmatización entre camaradas se debe Conocer la Realidad Concreta, Interpretar líbremente en análisis individual y colectivo las contradicciones de esa realidad concreta, para al final transformar esas contradicciones en sus niveles, jerarquía y dominios en el marco del Materialismo Científico que debe guiar nuestra vida y militancia revolucionaria como comunistas orgánicos.

Diciéndolo como cuando unos días y unas noches conversábamos con el camarada Zeplin y deducíamos en analogía pedagógica que lo anteriormente dicho es como el alimento que saboreábamos conociendo primero con buena saliva y mastique ese alimento, para luego en la unidad dialéctica del cuerpo humano en metabolismo objetivo se asimila en plena transformación de la vida lo que corresponde, y lo innecesario se transforma también de otra manera como heces, que este caso es el odio extremo entre partes del colectivo que junto al fascismo y perfidia de Duque se deshecha como corresponde.

Es entonces que decimos que en la reincorporación debe prevalecer lo colectivo, sin descuidar la individualidad para los farianos militantes, simpatizantes y población de su influencia y ascendencia.

Esperemos la respuesta a este Derecho de Peticiones para conocer nueva o ratificación fascista del Gobierno a estas consideraciones.

Por Athemay Sterling24 de Febrero de 2020 Santander de Quilichao mi pueblo querido