SI LA REBELIÓN ES UN DERECHO NO PUEDE SER UN DELITO, AXIOMA JURÍDICO Y ÉTICO CONDUCENTE AL FIN DEL CONFLICTO EN BÚSQUEDA DE LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL

0
83

SI LA REBELIÓN ES UN DERECHO NO PUEDE SER UN DELITO,  AXIOMA JURÍDICO Y ÉTICO CONDUCENTE AL FIN DEL CONFLICTO EN BÚSQUEDA DE LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL

Por Athemay Sterling Acosta, Abogado Comunista Defensor de los Derechos, Ex Consejero y Ex Asesor Departamental de Paz de varias Administraciones Vallunas, Director CPDH VALLE, DPDH COLOMBIA, GRUPO DE INVESTIGACIÓN PALENQUE de Universidades Libre de Colombia, Santiago de Cali, UNICATÓLICA y DERECHO PREVENTIVO Y DERECHOS HUMANOS, Sobreviviente del Genocidio Político del terrorismo de Estado contra la martirizada Unión Patriótica.
 
La Habana, Noviembre de 2013
 
Vamos camino a la etapa de la                                                                                           Reconstrucción y Reconciliación                                                                                                     por una Nueva Colombia     
                                                                                                                                                      Athemay Sterling y Grupo de Investigación Palenque
 
Si  siempre hay desigualdad del individuo frente al poder Estatal, toda forma de lucha para Defender, Rescatar, Conquistar, Preservar los Derechos Individuales, Colectivos, Eco Ambientales y de los Pueblos es válida.
 
Por lo tanto los Estados si en verdad están comprometidos con esos propósitos universales frente a los Derechos de la Población y de todo aquello que lo rodea, nunca debe vulnerarlos y menos penalizar y criminalizar estas luchas diversas por los Derechos.
 
Son válidas formas de luchas diversas, entre ellas la misma REBELIÓN admitida como Derecho de los Pueblos por la Declaración de Argel de 1976 que como Jurisprudencia y Tratado Internacional hace parte de la normatividad colombiana a respetar por todas las Instituciones y por todos los Servidores Públicos que ahí se desempeñen en sus funciones respectivas, lo prescribe el núcleo duro Constitucional Colombiano conformado por su COLUMNA SUPERIOR JURÍDICA establecida en los Constitucionales 93 y 94, que dan vida a lo que planteo sobre la legitimidad, juridicidad y validez de las luchas por Defender Derechos, Rescatar Derechos, Conquistar Derechos, Preservar los Derechos Individuales, Colectivos, Eco Ambientales y Derechos de los Pueblos como válidas.
 
Como en esta época contemporánea los fundamentalismos y el reduccionismo jurídico han demostrado que ellos solos no han podido acomodarse o reflejar la realidad concreta, es necesario reiterar lo que tanto he manifestado, que SI LA REBELIÓN ES UN DERECHO NO PUEDE SER UN DELITO y en este axioma que presento a la MESA DE DIÁLOGOS DE LA HABANA entre las beligerantes y nunca vencidas guerrilla de las FARC EP y del ESTADO COLOMBIANO que con su Institucionalidad nunca ha podido derrotar ni las luchas guerrilleras, ni las luchas populares por sus Derechos, se requiere tener en cuenta lo que las FARC EP siempre han manifestado, que la guerra no es el destino de nuestra Patria, y que el Señor Presidente Juan Manuel Santos dijo esta semana en Colombia a raíz de los avances profundos de la Mesa de Diálogos, dijo él, que no podemos soportar otros cincuenta años de guerra. Ambas partes tienen la razón, y eso es un avance, pues la voluntad política, soporta nuestro axioma jurídico y ético.
 
Combinando el axioma jurídico y ético que presento con esta ya conocida y nombrada voluntad de las partes contendientes, damos salida jurídica y política al tema de la posteridad del Fin del atípico Conflicto Colombiano, que se salta de lo meramente armado, a ser social, político y armado.
 
Realidad que exige también una respuesta atípica para transformarlo o resolverlo como dicen unos y otros, ycomenzar en Colombia la etapa de la Reconstrucción y Reconciliación que otros, sin haber llegado ya están llamándola posconflicto, y también conceptualizada verazmente como una Paz Democrática.
 
Junto al Grupo de Investigación PALENQUE a esta etapa la denomino etapa de la Reconstrucción y Reconciliación por una Nueva Colombia.
 
Cumplir por parte del Estado esta preceptiva, como es su obligación, es respetar los Derechos conquistados por las luchas sociales, ya hoy constituidos en vinculantes jurídicos, y no hacerlo a nivel nacional es prevaricato y en el Derecho Público Internacional de los Derechos es vulnerar Derechos, conducta gravísima con sus consecuencias penales internacionales, administrativas, políticas y jurídicas en todos los órdenes.
 
Así ha sido y es la Historia de la Guerra y Política Colombiana. La guerrilla beligerante de las FARC EP en su nacimiento así lo advirtió, pues las causas estructurales sociales, económicas, políticas y culturales así también lo demandaron, lo exigen y la reivindicación actual es terminar esas causas, propugnando por el FIN DEL CONFLICTO, pues la Nación entera y su Población no estamos dispuestos a soportar otro casi siglo de confrontación armada por la intransigencia de las clases dominantes  que han sojuzgado a Colombia, mientras el pueblo nos hemos limitado a luchar, pedir, demandar, denunciar, marchar, guerrillerar, negociar, y el Conflicto ahí.
 
Por eso Hoy saludo con alegría de Colombiano y sabiduría de Jurista a las FARC EP comandada por su Secretariado del Estado Mayor y al GOBIERNO NACIONAL presidido por Juan Manuel Santos por su compromiso mutuo de aceptar iniciar este Diálogo hacia el Fin del Conflicto para una Paz Estable y Duradera en Colombia.
 
Como creemos en el marco del humanismo y del Derecho de Gentes, del Ius Cogens y la Cláusula Martens, de las tradiciones democráticas y libertarias del pueblo ya enraizado en la lucha por los Derechos desde cuando rechazamos la colonización, la esclavitud, el nefasto latifundismo con sus terratenientes, al capitalismo y el Imperialismo, al neoliberalismo y la guerra estamos optimistas que el Pueblo Colombiano y su Movimiento Popular expresado en todas sus formas y manifestaciones sin excepción alguna lograremos por fin el anhelo nacional de alcanzar más pronto que tarde la Paz con Justicia Social, donde a nadie se le excluya, ni se le estigmatice, ni se le expulse, menos se le criminalice su CONCIENCIA LIBERTARIA que la haremos respetar en un gran FRENTE AMPLIO POPULAR POR LA PAZ Y LA DEMOCRACIA EN COLOMBIA.
 

 

Por Athemay Sterling Acosta, Abogado Comunista Defensor de los Derechos, Ex Consejero y Ex Asesor Departamental de Paz de varias Administraciones Vallunas, Director CPDH VALLE, DPDH COLOMBIA, GRUPO DE INVESTIGACIÓN PALENQUE de Universidades Libre de Colombia, Santiago de Cali, UNICATÓLICA y DERECHO PREVENTIVO Y DERECHOS HUMANOS, Sobreviviente del Genocidio Político del terrorismo de Estado contra la martirizada Unión Patriótica.
 
ESCUCHE POR FAVOR REBELIÓN