NUEVO TIPO DE GENOCIDIO A INDÍGENAS, AFROCOLOMBIANOS Y A CAMPESINOS

0
87
PUEBLOS INDÍGENAS DE LA COSTA PACÍFICA AGREDIDOS POR EL ESTADO, MAFIAS Y EL PARAMILITARISMO JUNTOS
 
Por Athemay Sterling
Abogado Comunista Defensor de los Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos, Historiador y Filósofo, Víctima del terrorismo de Estado, Escritor, Geógrafo y Analista Político
 
El Estado Colombiano por no desarticular al paramilitarismo como es su obligación hacerlo,  anhelo  nuestro como Defensores de Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos, sigue afectando a la población indígena, afrocolombiana y campesina, y en este caso especial al Pueblo colombiano Woumaan, quien ha venido sufriendo agresión a su rica cultura, a la vida, producción, salud, educación, alimentación y demás Derechos Universales que hoy no pueden ejercer a pesar de los Tratados Internacionales sobre los Derechos y los compromisos adquiridos por las Autoridades en diferentes desplazamientos de esta y otros Pueblos Indígenas en esta región del Pacífico Colombiano militarizado por mar, aire, selva, ríos, Buenaventura y cuencas pero con dominio de las mafias del narcotráfico, de la minería ilegal y el despojo violento que sufren de sus tierras ancestrales por parte de la llamada colonización antioqueña desde el Siglo XIX, la minería ilegal propiciada hoy por compañías extranjeras de extracción del oro y platino con el Aval de los Gobiernos de turno apoyados infortunadamente por las Fuerzas Militares y paramilitares, todo un cóctel de criminalidad contra la población indígena, afrocolombiana y campesina colombiana.
 
La Defensoría Regional del Pueblo en el Valle del Cauca regentada por el Jurista Doctor Carlos Hernán Rodríguez en ejercicio Constitucional de sus funciones ha dado siempre la voz de alerta sobre estos hechos anómalos, los ha denunciado, pedido ayuda, exigido solución a esta grave problemática del nuevo Genocidio Indígena, pero los Gobiernos nada concreto hacen para cumplir sus deberes de Estado. Convirtiendo por lo tanto al Estado también como claro victimario.
 
Lo que se aprecia es a las Autoridades Colombianas mudas y quietas, prevaricando por omisión unas, y los militares actuando en acción y extralimitación a sus funciones, otras,  cuando hasta han querido vincular a los Indígenas de diferentes pueblos como colaboradores de la insurgencia para abaratarlos como mano de obra.
 
Ahora, y muy grave, según denuncia la comunidad de esos lugares, por el sólo hecho de luchar y exigir respeto a su dignidad de pueblos indígenas, afrocolombianos y campesinos abandonados, y sólo tenidos en cuenta para mostrar por politiqueros y gobernantes corruptos, quienes con cinismo desinforman para así, en la práctica, cohonestar con este GENOCIO DE NUEVO TIPO A INDÍGENAS COLOMBIANOS, por su omisión, acción, extralimitación juntas de unos y otros, y fundamentalmente sumisión a las transnacionales del narcotráfico y la minería que tiene como carne de cañon a pobres afrocolombianos, campesinos e indígenas de todos sus pueblos que se ven obligados a “trabajar” como mano de obra semiesclava vendedora barata de la riqueza natural a la mafia, a servidores públicos denunciados, al narcotráfico, a militares y paramilitares que no sólo quieren despojarles de sus tierras sino también regresar al esclavismo. Una especie de mita contemporánea.
 
 
Es que la riqueza eco ambiental y las Tierras de los Indígenas Woumaan, Embera Woumaan, Embera Katíos, Embera Chamí, Embera Dovidá, Siapidaras, Éperas, Siapidara Eperas y demás étnias indígenas, afrocolombianas y los campesinos, en estas regiones, sin contar las del resto del País, son hoy un problema central del Conflicto Atípico interno Social y Armado Colombiano sin resolver aún, que hoy ha agudizado la oligarquía más sangrienta de América, las transnacionales del narcotráfico y de la minería, las mafias de toda clase y el Estado juntos todos, sin excepción quieren esas tierras, las quieren arrebatar pero sin sus pueblos ancestrales ahí asentados unos milenaria y otros centenariamente.
 
En nuevo genocidio por eso los matan, los estigmatizan, los pican también en las llamadas casas de pique en la costa pacífica, los desplazan violentamente, violan a sus mujeres, se les induce a costumbres extrañas a su propio y raizal también Derecho de Gentes, cuando las propias misiones religiosas de todas las tendencias les crean internados en la selva, toda una paradoja: encerrarlos y aislarlos de su mundo; igual como hoy quiere el Congreso santi-uribista ilegítimo colombiano, dizque también para querer encerrar en corralejas y aislar al nuevo Movimiento Político de las Farc Ep de su actividad política en toda Colombia  con una democracia restringida para la insurgencia, así mismo quieren estos oligarcas hacer con nuestros indígenas quienes denuncian, luchan, se movilizan también por sus Derechos.
 
Es que el problema de la tierra hoy no tiene que ver sólo con la contradicción latifundio-minifundio, sino con el conjunto de las contradicciones entre los Derechos de los Pueblos vs los victimarios intereses de la oligarquía y sus mafias, del Estado y de las transnacionales que avala desde el mismo Congreso, con acciones Ejecutivas Gubernamentales y hasta Sentencias Judiciales con Notariado y Registro que han hecho una contra reforma agraria legalizada, y que para contra restar nosotros hemos propuesto desde ANDAS y el CPDH realizar un nuevo y alternativo catastro.
 
De ahí que el tema agrario tal como se resuelva, se acuerde su transformación en la Habana en el Proceso de Diálogos por el Fin del Conflicto hacia una Paz Estable y Duradera; tal como se refrende y sea vigorosa e Iuris vinculante esa refrendación popular en Combinación Política y Jurídica como un Acuerdo Especial y Atípico de carácter vinculante Jurídico Nacional e Internacional, por su mismo desarrollo y desenlace con la comunidad internacional; y posterior los Gobernantes Nacionales, Departamentales, Municipales y Locales, ya en ejercicio, sean capaces de incluir democráticamente estos Acuerdos transformadores en los Planes de Desarrollo, Gobierno y en las respectivas Políticas de Estado.
 
Débese por lo tanto en cada instancia de estos interregnos tener en cuenta esta problemática especial que nosotros Derecho Preventivo y Derechos Humanos, el Suscrito, el Grupo Científico de Investigación Universitario y Popular PALENQUE con otras Organizaciones hermanas de Derechos Humanos, la Defensoría del Pueblo, las Organizaciones Populares, Étnicas y Campesinas y las Personerías Municipales jugaremos papel de lucha transformadora por los Derechos, la Vida Digna de los Pueblos y por la Paz con Justicia Social en Colombia, y por supuesto luchar construir un Estado de Derecho de Nuevo Tipo, pues éste ya es necrótico y en su desesperación le huye a la Democracia y a los Derechos.
 
Por Athemay Sterling
Abogado Comunista Defensor de los Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos, Historiador y Filósofo, Víctima del terrorismo de Estado, Escritor, Geógrafo y Analista Político
Cuenca del Río en el Bajo Calima Colombia, Marzo 25 de 2016