«Más renuncias desmoronan a la Farc «

0
367

Bogotá D.C., noviembre de 2019

Para: Consejo Político Nacional, Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC)

Asunto: Renuncia al Partido

Desde la realización del Congreso fundacional del partido político FARC en 2017, hemos venido enfrentando dificultades respecto de la posibilidad de armonizar el paso de la estructura armada a la vida política legal. Esta transición nos condenó a perder terreno político en escenarios territoriales y sectoriales en múltiples ciudades del país.

Particularmente en Bogotá la fuerza militante territorial y sectorial disminuyó en un alarmante 70%, toda vez que se emplazaron los nuevos liderazgos del partido en la ciudad, confundiendo en lo más profundo de sus férreas convicciones políticas, el mando militar en áreas rurales con el mando político en la ciudad capital y más importante de Colombia.
Para el mes de julio del 2019 en Bogotá, detonaron diferentes dificultades en el marco del proceso electoral producto de las situaciones organizativas y políticas mencionadas y que ya no podían ser más un secreto para nadie: ni para la militancia de base, ni para los liderazgos de las estructuras orgánicas y los sectores sociales, ni para los medios de comunicación, ni para los organismos de la cooperación internacional que apoyan la reincorporación desde los poblados rurales y los centros urbanos.

La subvaloración de militantes, de organizaciones, de colectivos, de la experiencia política de las ciudades, los señalamientos, el irrespeto, los escandalosos y alarmantes casos de violencia contra las mujeres militantes a nivel nacional y en Bogotá, la desafortunada y paradójica desatención y persecución a las reivindicaciones feministas por parte de la dirección del partido, la alteración de las decisiones tomadas en asamblea, la falta de claridad en los procedimientos de instancias como las comisiones de ética, las rupturas internas que se han manifestado, la incapacidad del partido y sus instancias para abrir y resolver el debate interno, las posturas de algunos integrantes de la dirección nacional que han alterado ideológicamente el proyecto político, la negación para atender la vida interna de manera democrática y sensata, la incapacidad de volver a los territorios para trabajar con la gente, la confusión desastrosa entre “contratistas” y militantes, el estancamiento para el crecimiento ideológico, político y de masas, son solo algunos de los problemas que se han manifestado agudamente dentro del partido en todo el país, como hemos dicho, posterior al congreso del 2017.

Ante esta realidad, fueron muchos los intentos por manifestar el inconformismo y las críticas respectivas, sin embargo, como era de esperarse en este contexto, hemos llegado a un límite en torno a estas realidades, claramente generando crecientes problemas en la vida orgánica de la militancia que vive en esta ciudad. Se nos dijo en esos momentos que eventualmente se abriría el espacio, que siguiéramos asumiendo las responsabilidades, y que mientras tanto esperáramos.

Autocríticamente reconocemos, quienes estuvimos en la actividad militante, que también cometimos errores. No obstante hemos considerado y manifestado que, ante la actualidad política del partido y la decisión de apostarle a la paz, se requiere de un mayor esfuerzo interno por ampliar, interpretar y comprender la acción política revolucionaria que permita avanzar en la consolidación del proyecto histórico de las FARC. Hoy nos encontramos ante un panorama cada vez más complejo, desolador y sin rutas de transformación posible en el plano interno, panorama estimulado por algunos militantes y sectores del partido que nos conciben como una amenaza a su historia y a su concepción del quehacer político, pero también a sus privilegios, a sus cargos en las direcciones, y a sus empleos en las estructuras partidarias.. Reconocemos aquí que las diferentes posturas siempre estuvieron en el debate y aunque en algunos casos fueron escuchadas, en otros fueron obviadas y, lamentablemente en la mayoría, perseguidas y duramente sancionadas.

Durante todo el proceso de transición lo dimos todo, mostramos una incidencia política, nos comprometimos con el trabajo partidario y de masas, y acatamos siempre las orientaciones que se construyeron en escenarios legítimos y democráticos. Sin embargo, tras vivir el contexto que señalamos anteriormente, decidimos renunciar. Creemos que, aunque cometimos errores, no se podrá decir de nosotros que no asumimos las tareas emanadas de los escenarios caracterizados anteriormente. Al mismo tiempo ustedes, quienes leen esta misiva, saben que quienes hoy nos apartamos del partido pertenecemos a procesos políticos sociales en la ciudad, y que le dedicamos nuestra vida a construir paz desde todos los espacios donde nos fue posible.

Acudimos a la renuncia ratificando las críticas que desde el primer congreso hemos manifestado, pero también afirmando nuestro compromiso con la paz, con la revolución y con el proyecto de los comunistas, de hombres y mujeres que dieron su vida en las filas de las FARC-EP, por la memoria de Manuel, Jacobo, Alfonso y Mariana, y por los miles de combatientes hoy en proceso de reincorporación que le siguen cumpliendo al país construyendo paz desde los territorios. Esperamos que el partido pueda avanzar, reflexionar y superar las dificultades. Confíen en que encontrarán en cada uno y cada una de nosotras, la generación que aprendió de sus convicciones, que aprendió de la certeza en la transformación social junto a ustedes, una actitud respetuosa, solidaria y de lucha. No duden ni un segundo en que continuaremos con el proyecto histórico de las y los humildes de este país.

Esperamos encontrarnos frecuentemente en las calles y en los barrios de nuestra ciudad, recordando ante todo que el compromiso por el proyecto histórico se encuentra en todas y todos nosotrxs independientemente de la pertenencia al partido.

Un fuerte abrazo, estamos totalmente agradecido/as por esta gran familia fariana, que para nosotras y nosotros ahora también será la gran familia por la paz de Colombia.
A continuación, quienes renuncian:

Andrés Camilo Rodríguez Comuna Simón Trinidad
Cesar Vargas Comuna Simón Trinidad
Manuela Oviedo Comuna Simón Trinidad
Maira Rodríguez Comuna Simón Trinidad
Johan Saya Comuna Simón Trinidad
Daniela Tarazona Comuna Simón Trinidad
Alejandra Salamanca Comuna Simón Trinidad
Ximena Reyes Comuna Simón Trinidad
Girlandrey Sandoval Comuna Feminista Ivón Ríos
Daniela Amaya Comuna Feminista Ivón Ríos
Ana María Rodríguez Comuna Feminista Ivón Ríos
Laura Sofía Jaramillo Comuna Feminista Ivón Ríos
*Sybil Sanabría Comuna Feminista Ivón Ríos
Mabel Giraldo Comuna Vladimir Zambrano
Juan David Zamora Comuna Vladimir Zambrano
David Flórez Comuna Pensamiento y Acción
Erika Santana Comuna Pensamiento y Acción
Nicolás Uribe Comuna Pensamiento y Acción
Isabel Fajardo Comuna Jairo Colmenares
Paula Gaona Comuna Jairo Colmenares
Angie Vargas Comuna Jairo Colmenares
Jineth Moreno Comuna Jairo Colmenares
Andres Aldana Comuna Jairo Colmenares
Lorena Morales Comuna Jairo Colmenares
Miguel Reyes Comuna Jairo Colmenares
Ana María Flórez Comuna Pedro Antonio Marín
Nathalia Chávez Comuna Pedro Antonio Marín
David Cárdenas Comuna Nelcy Cuesta
Jesús González Comuna Nelcy Cuesta
Francisco Chauta Comuna Nelcy Cuesta
Estiven Pérez Comuna Nelcy Cuesta
Daniela Esguerra Comuna Nelcy Cuesta
Lina María López Comuna Nelcy Cuesta
Verónica Cardona Local Centro
Jacobo Amado Comuna San Cristóbal
Santiago Guarín Comuna Ferney Gutiérrez Ibarra
Mario Rodríguez Comuna Ferney Gutiérrez Ibarra
Daniel Rodríguez Comuna Ferney Gutiérrez Ibarra
Valentina Amado Comuna Ferney Gutiérrez Ibarra