HACER APOLOGÍA AL ODIO, A LA MUERTE, A LA GUERRA Y A LA VIOLENCIA ES ACTO CRIMINAL DE SANTOS

0
82

Mientras Santos felicita por la muerte, nosotros hacemos honor a los hijos del pueblo.

Por Athemay Sterling Acosta, Exconsejero de Paz

El Ministro de guerra de Colombia el taco Pinzón que con su mechita escondida en cuarteles militares, recuerdo que lo vi con sumo miedo en Toribío cuando las Farc Ep lo tenía cercado con sendos retenes móviles a él y a Santos, hoy y siempre lo han hecho, Santos y Pinzón pregonan ante los medios comerciales de información en clara apología a la muerte, al odio, a la guerra y a la violencia desde el Estado su política ídem, ya sistemática y permanente, lo que convierte a su Régimen Político y al Estado que presiden como de terrorismo de Estado, y a Ellos como sujetos activos de esas conductas antijurídicas, ilegítimas y proscritas de la Normatividad Internacional de los Derechos Humanos y de los Pueblos.

Es por eso que los Abogados, Activistas y Organizaciones Defensoras de Derechos Humanos y de los Pueblos acertamos política y jurídicamente cuando hacemos responsable al Estado Colombiano y a sus Gobernantes de turno como los determinadores, responsables y sujetos activos del Genocidio Político contra nosotros la Unión Patriótica, los Comunistas, la Oposición Política y el Pueblo Colombiano organizado en un fornido Movimiento Popular que se expresa como pétalos de una flor en diferentes formas, que válidas son todas, no se excluyen, se complementan y en diversas formas de Unidad resisten esta guerra declarada por el Estado y Régimen Político burgués, guerrerista y neoliberal con todo los Derechos Universales e Irrenunciables que tenemos para por fin algún día como lo dice la Internacional nosotros mismos el Pueblo Guiar un Estado de Derecho Alternativo y Nuevo Tipo donde toda la población pueda ejercer sus Derechos a cabalidad.

Escribo hoy este Documento al saber por los Medios de información comerciales que el vallecaucano Jesús Antonio Plata Ríos ciudadano de Florida Valle quien se hacía llamar Zeplin fue muerto en combate (1) entre los Departamentos de Cauca y Nariño en enfrentamientos armados entre las Fuerzas Armadas Constitucionales y las Fuerzas Armadas Revolucionarias, en un Conflicto atípico social y armado ya casi centenario, y que se pretende darle Fin hacia una Paz Estable y Duradera, según se afirma en el Acuerdo General firmado entre las partes beligerantes: el Estado Colombiano Institucional y el Estado Revolucionario y Democrático en embrión de la Insurgencia Colombiana.

Lo escribo pues en la primera noticia leo y veo con asombro las palabras agresivas en el tiempo.com   “Presidente felicitó al Ejército por la muerte de jefe de las Farc”.

Nunca cuando se busca la Paz con Justicia Social se debe premiar, ni felicitar a persona alguna por dar muerte a otra, como también se hizo con orden de Santos y de Oficiales Norteamericanos quienes participan en los combates armados colombianos en el momento que ejecutaron sin juicio alguno en un árbol a Alfonso Cano como lo denunciamos Monseñor Monsalve y el suscrito (2) al ser Alfonso Cano un precursor de la búsqueda de los Diálogos que hoy se desarrollan en la Habana.

Santos y el Imperialismo no querían los Diálogos y por eso asesinaron a Alfonso Cano, ahí sí un asesinato pues no fue muerto en combate. Hay que recordar como lo dijo el mismo Santos y la Dirección de las Farc Ep que los contactos entre Cano y Santos eran para concretar los Diálogos, y si así era para qué lo ejecutaron? Respuesta nacional: para sabotear esos propósitos de la Salida Política a este Conflicto.

Pero las Farc Ep en discurso distinto de la apología a la guerra, a la violencia, al odio y a la muerte que hacía y hace ilegalmente el Estado, le enseñó a Santos y su cohorte con un discurso de Diálogo, de paz, de reconciliación, de propuestas de Estado Democrático que las Farc Ep le hacían honor a Alfonso Cano y su papel era y es el Diálogo.

Ahí fue cuando Santos no tenía salidas, El Diálogo o el Diálogo por el Fin del Conflicto para una Paz Estable y Duradera era y es el imperativo nacional. Y ya no puede salirse de ese camino, y lo dijo él, a pesar de los enemigos acérrimos de la Paz como el uribismo, el imperialismo y el narco paramilitarismo que alimentan las transnacionales de la guerra y de los químicos.

En esta coyuntura Santos aún continúa con su doble moral: arma extremadamente a las FFMM y de Policía, colocándolos en lo que no les corresponde, pero el esquirol que es sumiso al amo imperialista sigue aún arrodillado a sus compañías transnacionales para poder explotar nuestra riqueza nacional del suelo, del subsuelo y la generada por nuestro pueblo, para a través de la guerra, del terror, la muerte y masacres al pueblo, del odio y la violencia ya hoy de manera  directa contra los Educadores Comunistas y Defensores de Derechos Humanos, apoderarse de esta flor entera que se llama Colombia. Por eso él con sus áulicos se expresan de esta manera antijurídica e ilegítima.

Zeplin como se hacía llamar este Comandante de las Farc Ep del Sexto Frente de esa Agrupación política militar, él en la última mitad de la década del 90 fue nuestro interlocutor en lo que llamamos la Gobernación del Valle del Cauca cuando yo era Consejero y Asesor de Paz y frente a todos los medios de comunicación del momento “Los Conversatorios de Guerra” tal como los denominó el Señor Gobernador Gustavo Álvarez Gardeazabal con quien asistíamos a estos Diálogos para la Paz, por eso la muerte de Zeplin es otra pérdida de un ciudadano colombiano que se vio obligado por cerrársele  las puertas para su libre participación política en Florida cuando militaba en la Juventud Comunista Colombiana.

El terrorismo de Estado y la democracia en su más bajo nivel lo arrojaron de la ciudad a la insurgencia, y con él buscamos públicamente siendo nosotros Servidores Públicos tanto el Gobernador del Departamento del Valle Gustavo Álvarez Gardeazabal, el suscrito Athemay Sterling como Consejero Departamental de Paz, mi gran compañero que tanto quiero Germán Cobo Losada Consejero Municipal de Paz.

De Zeplin no hay que alegrarse de su muerte como lo hace guillotina mente Santos, se ha perdido otro colombiano para la Paz, es que a nosotros sí nos duele la muerte de un soldado, un policía, un guerrillero o una persona de la población civil, la vida es sagrada, es como arrebatarle sangrientamente un pétalo a una flor del frailejón, flora con quien estuve ayer acariciándolo en el páramo en su función de atrapar dulcemente el agua y el oxígeno de la neblina y del sistema eco ambiental que defendemos como Derechos Universales tal como nos decía Zeplin en nuestros “Conversatorios de la Guerra” en territorio de la Cordillera Central, donde vive inmensidad de campesinos, indígenas, negros, colonos, blancos, mestizos, zambos, mulatos, colombianos y colombianas, viudas, huérfanas  todas quienes aspiran a concretar Zonas de Reserva Campesina como lo propuse en mi Programa de Gobierno a la Gobernación del Valle del Cauca, lo concretaron en una primera etapa en los Diálogos de la Habana y con Zeplin, la Gobernación del Valle y las Farc Ep ya habíamos adelantado ese tema legal en Colombia y por lo tanto nos convertimos con Zeplin y las Farc Ep, la Gobernación del Valle del Cauca, las Consejerías de Paz de la Gobernación y del Municipio de Cali y como personas diremos que Zeplin, Gustavo Álvarez Gardeazabal, Athemay Sterling Acosta y Germán Cobo Losada fuimos pioneros y fuentes vivientes de estos Diálogos para lograr la Paz con Justicia Social, y NUNCA MÁS Santos o persona alguna haga ilegalmente apología a la violencia, ni a la muerte, menos a la guerra y al odio que hoy los fascistas y guerreristas pocos pero insisten en esta criminalidad que nosotros rechazamos como civilistas, patriotas y buenos hijos de la Patria que somos.

Mientras Santos felicita por la muerte, nosotros hacemos honor a los hijos del pueblo.

Por Athemay Sterling Acosta, Exconsejero de Paz

 

Agosto 12 de 2013

(1)    http://www.eltiempo.com/politica/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12985247.html

(2)    http://old.kaosenlared.net/noticia/alfonso-cano-fue-presuntamente-ejecutado-modo-extrajudicial