«Estrategia del uriboparamilitarismo y del fascismo para difamar al pueblo, atacar la protesta social y libertades democráticas»

1
533

En horas de la tarde del 21 de noviembre como sucedió, según el macabro plan del fascismo que impera en Duque y en el uriboparamilitarismo, debían aparecer encapuchados generando confrontaciones, destrucción de edificios públicos y privados.

Posteriormente se organizaron grupos de saqueadores e instigadores. La tarea de estos era generar múltiples destrozos en tanto la policía se limitará a no actuar o actuar levemente.

Estos grupos neo paramilitares en que se organizan civiles bajo mando militar no explícito, para acciones de choque controlada es decir vandalismo que luego se indilga al paro.

Tales grupos recogen personas en zonas precarias de criminalidad dispuestas a ejecutar las acciones vandálicas por pagos o la garantía de no acción policial.

Es lo que está sucediendo en Bogotá y en Cali con grupos que atacan las unidades residenciales, o los comercios y automotores en la zona norte.

Es lo que sucede ciudades intermedias como Popayán y Jamundí con personas sobre la calle quinta arrojando piedras contra comercios y automóviles sin que la policía reaccione.

Los daños y la zozobra generarán en los afectados una matriz de opinión adversa al paro, como es el plan de carácter fascista del gobierno de Duque implementado por Alcaldes afines al uriboparamilitarismo como Amitage en Cali quien emanó Decreto de toque de queda aunado simultáneamente con los mismos considerandos y resuelves del toque de queda un comunicado de sus águilas negras también decretando toque de queda del uriboparamilitarismo contra 3 millones de personas en Cali, convirtiendo a Cali como peligrosa ciudad piloto en Colombia para agredir por parte del terrorismo de Estado la protesta social, la libre opinión, a la oposición política, al movimiento estudiantil y popular en Cali para Colombia.

El Alcalde de Cali, su peligroso asesor de Seguridad demostraron su calaña fascista cómplices del criminal uriboparamilitarismo.

Frente a ello se generarán toques de queda totales o parciales en todas las ciudades del país.

Con ello la población sentirá anarquía, miedo, desorden, entrará en shock y reaccionará violentamente mediante la autodefensa contra vándalos y ladrones.

Se dirá que la policía fue rebasada por el anarquismo y se legitimarán medidas de militarización, allanamientos y detenciones arbitrarias de líderes sociales, oposición política y población civil en general.

Los noticieros vendidos al régimen político imperante se concentrarán en hechos de la destrucción de la propiedad privada y se expandirá una matriz de opinión en la que se muestre como responsables a los organizadores del paro.

La matriz de opinión debe centrase no en el vandalismo, no en las marchas. Se trata de mostrar que los organizadores de paro quieren destruir el país. Es plan infame de Duque y del uriboparamilitarismo hecho peligrosamente organizado por el Gobierno para seguir en su ola genocida contra el pueblo.

Mientras marchamos felices, los encapuchados, policías y paramilitares eran los vándalos quienes crearon zozobra, daños, provocaciones y terror contra y entre la población.

Mientras marchamos felices, los encapuchados, policías y paramilitares son los vándalos quienes crean zozobra, daños, provocaciones y terror contra y entre la población.

En las próximas protestas se usará esa matriz de opinión en contra del paro y se detendrá toda acción de protesta legitimando incluso la pretendida reforma a la protesta social y ante el descontrol y anarquía supuestamente ocasionados por el paro se espera que la población acepte como necesaria dicha reforma.

Lo que obliga al movimiento popular afinar en su política de clase, reacomodar sus estructuras y direcciones políticas, sindicales y gremiales que se han convertido en camarillas cooptadas e implementadoras de la política del Estado que reciben migajas en su debilidad política – ideológica, esquirolaje y entreguismo de muchas ya cooptadas, y creyentes que el Estado burgués cumplirá acuerdos ya fallidos.

Por otro lado estas organizaciones y partidos políticos clasistas de verdad, no deben enclaustrarse en su equívoco internismo, para que junto a las organizaciones populares se coloquen en verdad al frente de la lucha antiimperialista y antioligárquica por los Derechos y la Vida Digna del pueblo, evitando mesitas de concertación con el Estado que al final son otra forma de engañar incautos. Pues de lo que se trata ahora es combinar la resistencia, la lucha con ser de verdad alternativa de poder político para y con el pueblo.

Hay que recordar que el movimiento popular no hacemos parte de este Estado Burgués y Gobierno fascista, somos agredidos por ellos y nuestro deber es confrontarlo de disímiles y ricas formas de lucha para vencer, y no para conciliar como toda la vida republicana han hecho.

Lucharemos por una Nueva Colombia a pesar que en mi vida haya recibido y sufrido tántas agresiones por parte del terrorismo de Estado, haya sido preso político varias veces, sufrido amenazas, hostigamientos, ser hoy víctima de muchos cobardes victimarios y recibir múltiples atentados como el de ayer 21 de noviembre en plena acción de protesta en el paro cívico nacional cuando en camioneta con 4 hombres armados fictos militares me arrojaron el carro a matarnos junto a quienes ahí participábamos ejerciendo nuestros Derechos Universales como la protesta social.

Athemay Sterling
Consejero Departamental de Paz
Abogado Defensor de DDHH
Integrante del CPDH, Grupo PALENQUE, DPDH ANDAS Y Movimiento Universitario y popular por la Paz con Justicia Social.
Noviembre 22 de 2019

1 COMENTARIO

Comments are closed.