DECLARACIÓN POLÍTICA: «MOVILIZACIÓN, UNIDAD POPULAR POR LA PAZ Y ASAMBLEA PERMANENTE»

0
103

DECLARACIÓN POLÍTICA
¡MOVILIZACIÓN, UNIDAD POPULAR Y ASAMBLEA NACIONAL PERMANENTE POR LA PAZ Y LA IMPLEMENTACIÓN FIEL DEL ACUERDO FINAL DE PAZ¡

Por Athemay Sterling Acosta, Consejero de Paz, Vocero Voces de Paz Valle del Cauca, Abogado Defensor de los Derechos en CPDH ANDAS DPDH PALENQUE
"Nosotros haremos un acuerdo en cualquier momento, pero nuestras armas tienen que ser la garantía de que aquí se va a cumplir lo Acordado. En el momento en que desaparezcan las armas el Acuerdo se puede derrumbar.  Ese es un tema estratégico que no vamos a discutir " Manuel Marulanda Vélez
 
Importante e ineludible apreciación de Manuel Marulanda Vélez para tener en cuenta en esta coyuntura de Asamblea Permanente por la Paz donde no se excluyen posibilidades como la misma convocatoria de la Asamblea Popular Constituyente y gran pacto democrático por la defensa de la Implementación fiel del Acuerdo Especial Humanitario de Paz en el marco del Pacta Sunt Servanda donde lo acordado debe cumplirse por la Partes, y en este caso por el Estado colombiano, quien luego del llamado guerrerista de "hacer trizas el Acuerdo Final de Paz" coloca trabas santanderistas en desuso frente a la terminación de los conflictos armados. Aquí debe primar el Derecho Internacional Público sobre los Derechos.

Preocupa que la Corte Constitucional camine en contravía a estos preceptos Iuris Internacionales obligatorios para ella misma, para el Congreso y para el Gobierno de quien esperamos asuma lo que le corresponda. Pues siendo el Acuerdo Final de Paz un Acuerdo que defiende y como se acordó respetar los Derechos de las Víctimas, es esta misma Corte Constitucional que revictimiza a la sociedad colombiana y a quienes somos víctimas.


 
Como la Paz es Derecho y Deber de obligatorio cumplimiento será el Pueblo y la ciudadanía en todas sus expresiones, en la más amplia unidad, quienes defendamos lo Acordado por una Nueva Colombia y vivamos reconciliados con Vida Digna y en Paz con Justicia Social, anhelo nacional vigente y que no puede ser atropellado por el reduccionismo jurídico decimonónico de una mayoría temporal reaccionaria al interior de la Corte Constitucional que se deslegitima a sí misma.