CLARIDADES EN TORNO A LA CORTE Y LA UNIÓN PATRIÓTICA. POR: JORGE SALCEDO.

0
90

DEBATE NECESARIO JURÍDICO, ÉTICO Y POLÍTICO pues es muy grave que una arrogada Dirección excluyente, que vive hoy del mismo Estado que nos revictimizó, crea equivocada jurídica,  ética y políticamente que son sólo 34 casos dizque emblemáticos de Víctimas de nuestra martirizada Unión Patriótica de la cual también soy fundador, militante y sobreviviente al atroz y más grande Genocidio Político conocido y probado a la fecha, crimen de Lesa Humanidad perpetrado por el terrorismo de Estado contra la Unión Patriótica, Partido Político surgido en 1985 como producto de un Acuerdo de Paz entre las Farc Ep y el Gobierno colombiano.

Esta arrogada, errada y excluyente autodenoninada Dirección deja por fuera a los casi 6.000 muertos de la UP, a sus Familias, Amigos, Camaradas y a nosotros los sobrevivientes con nuestras familias junto a la Sociedad y al Movimiento Popular del que hacemos parte.

No es justo que unos pocos burócratas vividores del Estado que nos perpetró criminalmente [ de LESA HUMANIDAD ] el Genocidio Político coadyuve al terrorismo de Estado revictimizándonos.

Conozco y sé de nuestra valiente militancia libertaria de la Unión Patriótica en toda Colombia junto a los exiliados que damos todo por la Unidad para Vencer, como siempre hemos luchado.

Pero por responsabilidad política sí es muy necesario la claridad y el debate crítico y autocrítico y no seguir con los errores políticos, éticos y jurídicos cometidos por esta arrogada dirección en cada momento.

Será entonces no sólo defender a la Unión Patriótica del terrorismo de Estado sino también de sus arrogados directivos, ya ilegítimos infortunadamente; y por otro lado en apoyo y compromiso real con los Acuerdos de la Habana acogernos al próximo Movimiento Político de las Farc Ep para no cometer los errores del pasado.

El debate serio donde juega papel importante el compañero de militancia upeista de Base el Ex Magistrado Jorge Salcedo tiene vigencia y necesidad política unitaria realizarlo, pues así lo requiere también la VERDAD y la Sociedad sobre un patrimonio histórico, político y popular que no es propiedad de ONG, ni familia alguna, ni anillos de amigos que se usufructuan del Estado.

Ahora indico como manifiesta el Camarada Marco Calarcá que queremos seguir "participando en política pero estando vivos", pues ya no permitiremos más genocidio político ni en nuestras vidas, menos que se nos excluya de participar en la vida política nacional, ni tampoco permitiremos genocidio político jurídico, ni coartarnos los Derechos Universales que defendemos, rescataremos y conquistaremos nuevos Derechos pero para ejercerlos, es decir, lograr la Vida Digna en una Nueva Colombia.

Athemay Sterling 
Abogado Comunista Defensor de los Derechos 
Víctima del terrorismo de Estado Colombiano
Militante de Base de la Unión Patriótica 
Sobreviviente al genocidio político perpetrado por el terrorismo de Estado contra nosotros la Unión Patriótica, los Comunistas y el Pueblo

Santander de Quilichao 
Marzo 4 de 2016

……………………………………………………

"CLARIDADES EN TORNO A LA CORTE Y LA UNIÓN PATRIÓTICA"

En días pasados "estalló" la noticia que señalaba que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia  negó la declaratoria de "lesa humanidad" al genocidio político cometido y que se comente contra la Unión Patriótica.

Esta noticia  creo debe ser explicada y contextualizada ya que la declaración  de Aida Avella,  sin hacerse el más mínimo análisis de lo que pasó – que no es nada distinto a que la Corte acogió la postura oficial de la UP, deja muchos cabos sueltos.

La verdad es que la UP "oficial"  ya había aceptado  que las declaratorias de "lesa humanidad" se hiciesen a dedo y en cada caso en concreto.

Esto   ocurrió cuando se produjeron   las 34 declaratorias  individuales de "lesa humanidad" por parte de la Fiscalía General de la Nación. 

Realmente lo  nuevo  es que la Corte acogió la postura oficial de la UP y determinó  que las declaratorias de "lesa humanidad" se hagan  a cuenta gotas, como hasta ahora se ha venido haciendo.

Cuando se produjo la noticia de los 34 casos  manifesté mi opinión en un correo que, por considerarlo pertinente, vuelvo a presentar en esta ocasión, como anexo  (ver: http://elsalmonurbano.blogspot.com.co/2014/10/declaracion-de-lesa-humanidad-negada-al.html) y en el que se señala que   lo jurídico, lo ético y lo práctico sería que la declaración de "lesa humanidad" se realizase dentro de la investigación por el delito autónomo de genocidio político que la Fiscalía General de la Nación abrió hasta la etapa preliminar   a partir de denuncia penal que presentaramos  Jeritza Merchán Diaz, Jaime Araujo Rentería, Ricardo Pérez y quien suscribe esta nota, por supuesto con la petición reiterada varias veces de que se declare el delito como de "lesa humanidad".

Para permitir que los lectores formen su propia opinión  se anexan a este escrito, entre otros documentos,   el texto del cuestionado fallo, el de la denuncia penal  y el del último texto de insistencia que presentamos ante la Fiscalía.

Jorge Salcedo

Militante de "UP Bases en rebelión"

**De: jorge ignacio salcedo galán <jorgeisalcedo@hotmail.com>
Fecha: 24 de octubre de 2014, 14:35
Asunto: "Lesa humanidad" negada al genocidio contra la UP
Para:

Declaración de "Lesa humanidad" negada al genocidio cometido  contra  la UP

Recibo con tristeza la noticia, que  seguramente muchos celebran, de que la Fiscalía  General de la Nación,   declaró como de "lesa humanidad" 34 crímenes cometidos contra miembros de la UNIÓN PATRIÓTICA. 

Sonará paradógica esta apreciación y como seguramente me generará muchas criticas en contra,   anticipándome, paso a  explicarme.

Después de presentar, junto con Sebastían González, Jeritza Merchán y Jaime Araujo Rentería,  una demanda administrativa, en ejercicio de una acción pública para que se restituyera la personería jurídica la UP, motivados en que nos daba físico asco vivir en un país donde gozara de presunción de legalidad un acto administrativo que  consideraba que la ley electoral y sus frías reglas matemáticas debían aplicarse  sin consideración a que se había cometido un genocidio político; nos vimos enfrentados a que  nuestro argumento central "que se había cometido  y que se seguía cometiendo un genocidio   político" era un delito que no se estuviera  investigando por la justicia colombiana.

En la demanda administrativa señalamos que parte de este  delito – el de genocidio político – lo cometían inclusive los magistrados del Consejo Electoral al poner el elemento simbólico final necesario para consolidar los  genocidios que, según los académicos,   suele  ponerse desde la la legalidad del estamento genocida;  ya que si el objetivo del genocidio es hacer desaparecer a un colectivo la eliminación jurídica del mismo forma parte de la acción delictiva.

En nuestras actuaciones, señalamos las fuentes académicas que sustentan  estas apreciaciones, dejando en claro que  el genocidio, para concertarse y consolidarse requería de ese asqueroso  acto jurídico final de acabar  simbólicamente a la colectividad,  matándola jurídicamente.

Ante tales evidencias y en aras de ser coherentes, los mismos cuatro demandantes, decidimos presentar la denuncia penal por el genocidio político cometido y que se seguía cometiendo,  lo que hicimos formalmente, con ratificación de denuncia bajo juramento, ante la Fiscalía General de la Nación. Como es apenas natural, la primera petición de tal denuncia que generó abrir el caso de manera preliminar por parte de la Fiscalía,  es  que se declare de lesa humanidad el delito de genocidio cometido lo que implicaría   que todos lo delitos cometidos de manera sistemática como parte del genocidio estén cubiertos por dicha declaración.

Con la reaparición a la vida institucional del país de la UP, como consecuencia de la eficacia del proceso que con múltiples  dificultades afrontamos, y habiendo el Consejo Nacional Electoral reconocido a una vieja cúpula de dirigentes –   inactiva durante los años de vigencia de la ignominiosa decisión derrotada – hicimos públicos nuestro trabajo que quedó  en la citación a declarar sobre el genocidio a varios  dirigentes políticos dentro de los que recuerdo a Iván Cepeda, a Carlos Lozano, a Omer Calderón, a Felipe Santos, a Jahel Quiroga  y  a Aida Avella – devuelta al país después del fallo – de quienes supusimos, legitimados por la institucionalidad genocida, asumirían la conducción del caso.

En estos días había escuchado que una conspicua dirigente de la renovada UP estaba reuniéndose  con funcionarios de la Fiscalía lo que hacía  esperar   una noticia que  supuse no podría ser otra que la declaratoria formal como crimen de lesa humanidad al delito de genocidio político cometido.

El hecho de que se declaren solo 34 casos individuales, como de lesa humanidad,  de los miles de crímenes cometidos, es la constatación de que la Fiscalía  no lo va a hacer con el delito de genocidio,   lo que constituye la revictimización del colectivo vulnerado y de todas y cada una de las personas personalmente afectadas.

Anuncia, "gentil y generosamente"  la Fiscalía que, de pronto se declaran otros casos como de lesa humandiad , dejando en ascuas a miles de familias.

Yo pregunto ¿Cuáles? Serán los mismos casos calificados como "emblemáticos" por la doctora  Jahel Quiroga,   acuñando un término nunca antes utilizado por  las historiografías de los genocidios.
¿Quien emblematiza a los muertos?

  Jorge Salcedo
 

— 
"Cuando se implementa el genocidio siempre, y simultáneamente, se evidencia formas de resistencia que redundan en la pelea cotidiana de quienes se niegan a aceptar ser sometidos a la sistemática eliminación de su existencia material, simbólica, histórica e ideológica"                                                 
Ivan David Ortiz Palacios. 
 

http://unionpatrioticadecolombia.blogspot.com.co/

———- Mensaje reenviado ———-
De: "Unión Patriótica" <unionpatrioticadecolombia@gmail.com>
Fecha: mar. 4, 2016 7:22 PM
Asunto: CLARIDADES EN TORNO A LA CORTE Y LA UNIÓN PATRIÓTICA.
Para: 
Cc: 

 
CLARIDADES EN TORNO A LA CORTE Y LA UNIÓN PATRIÓTICA.

 
En días pasados "estalló" la noticia que señalaba que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia  negó la declaratoria de "lesa humanidad" al genocidio político cometido y que se comente contra la Unión Patriótica. Esta noticia  creo debe ser explicada y contextualizada ya que la declaración  de Aida Avella,  sin hacerse el más mínimo análisis de lo que pasó – que no es nada distinto a que la Corte acogió la postura oficial de la UP, deja muchos cabos sueltos. La verdad es que la UP "oficial"  ya había aceptado  que las declaratorias de "lesa humanidad" se hiciesen a dedo y en cada caso en concreto. Esto   ocurrió cuando se produjeron   las 34 declaratorias  individuales de "lesa humanidad" por parte de la Fiscalía General de la Nación.  Realmente lo  nuevo  es que la Corte acogió la postura oficial de la UP y determinó  que las declaratorias de "lesa humanidad" se hagan  a cuenta gotas, como hasta ahora se ha venido haciendo.
 
Cuando se produjo la noticia de los 34 casos  manifesté mi opinión en un correo que, por considerarlo pertinente, vuelvo a presentar en esta ocasión, como anexo (ver: http://elsalmonurbano.blogspot.com.co/2014/10/declaracion-de-lesa-humanidad-negada-al.html) y en el que se señala que   lo jurídico, lo ético y lo práctico sería que la declaración de "lesa humanidad" se realizase dentro de la investigación por el delito autónomo de genocidio político que la Fiscalía General de la Nación abrió hasta la etapa preliminar   a partir de denuncia penal que presentaramos  Jeritza Merchán Diaz, Jaime Araujo Rentería, Ricardo Pérez y quien suscribe esta nota, por supuesto con la petición reiterada varias veces de que se declare el delito como de "lesa humanidad". 
Para permitir que los lectores formen su propia opinión  se anexan a este escrito, entre otros documentos,   el texto del cuestionado fallo, el de la denuncia penal  y el del último texto de insistencia que presentamos ante la Fiscalía.
 
 

Jorge Salcedo

 
Militante de "UP Bases en rebelión" 
 
**De: jorge ignacio salcedo galán <jorgeisalcedo@hotmail.com>
Fecha: 24 de octubre de 2014, 14:35
Asunto: "Lesa humanidad" negada al genocidio contra la UP
Para: 
 
Declaración de "Lesa humanidad" negada al genocidio cometido  contra  la UP

Recibo con tristeza la noticia, que  seguramente muchos celebran, de que la Fiscalía  General de la Nación,   declaró como de "lesa humanidad" 34 crímenes cometidos contra miembros de la UNIÓN PATRIÓTICA.  
Sonará paradógica esta apreciación y como seguramente me generará muchas criticas en contra,   anticipándome, paso a  explicarme.
Después de presentar, junto con Sebastían González, Jeritza Merchán y Jaime Araujo Rentería,  una demanda administrativa, en ejercicio de una acción pública para que se restituyera la personería jurídica la UP, motivados en que nos daba físico asco vivir en un país donde gozara de presunción de legalidad un acto administrativo que  consideraba que la ley electoral y sus frías reglas matemáticas debían aplicarse  sin consideración a que se había cometido un genocidio político; nos vimos enfrentados a que  nuestro argumento central "que se había cometido  y que se seguía cometiendo un genocidio   político" era un delito que no se estuviera  investigando por la justicia colombiana.
En la demanda administrativa señalamos que parte de este  delito – el de genocidio político – lo cometían inclusive los magistrados del Consejo Electoral al poner el elemento simbólico final necesario para consolidar los  genocidios que, según los académicos,   suele  ponerse desde la la legalidad del estamento genocida;  ya que si el objetivo del genocidio es hacer desaparecer a un colectivo la eliminación jurídica del mismo forma parte de la acción delictiva. En nuestras actuaciones, señalamos las fuentes académicas que sustentan  estas apreciaciones, dejando en claro que  el genocidio, para concertarse y consolidarse requería de ese asqueroso  acto jurídico final de acabar  simbólicamente a la colectividad,  matándola jurídicamente.
Ante tales evidencias y en aras de ser coherentes, los mismos cuatro demandantes, decidimos presentar la denuncia penal por el genocidio político cometido y que se seguía cometiendo,  lo que hicimos formalmente, con ratificación de denuncia bajo juramento, ante la Fiscalía General de la Nación. Como es apenas natural, la primera petición de tal denuncia que generó abrir el caso de manera preliminar por parte de la Fiscalía,  es  que se declare de lesa humanidad el delito de genocidio cometido lo que implicaría   que todos lo delitos cometidos de manera sistemática como parte del genocidio estén cubiertos por dicha declaración.
Con la reaparición a la vida institucional del país de la UP, como consecuencia de la eficacia del proceso que con múltiples  dificultades afrontamos, y habiendo el Consejo Nacional Electoral reconocido a una vieja cúpula de dirigentes –   inactiva durante los años de vigencia de la ignominiosa decisión derrotada – hicimos públicos nuestro trabajo que quedó  en la citación a declarar sobre el genocidio a varios  dirigentes políticos dentro de los que recuerdo a Iván Cepeda, a Carlos Lozano, a Omer Calderón, a Felipe Santos, a Jahel Quiroga  y  a Aida Avella – devuelta al país después del fallo – de quienes supusimos, legitimados por la institucionalidad genocida, asumirían la conducción del caso.
En estos días había escuchado que una conspicua dirigente de la renovada UP estaba reuniéndose  con funcionarios de la Fiscalía lo que hacía  esperar   una noticia que  supuse no podría ser otra que la declaratoria formal como crimen de lesa humanidad al delito de genocidio político cometido.
El hecho de que se declaren solo 34 casos individuales, como de lesa humanidad,  de los miles de crímenes cometidos, es la constatación de que la Fiscalía  no lo va a hacer con el delito de genocidio,   lo que constituye la revictimización del colectivo vulnerado y de todas y cada una de las personas personalmente afectadas.
Anuncia, "gentil y generosamente"  la Fiscalía que, de pronto se declaran otros casos como de lesa humandiad , dejando en ascuas a miles de familias. Yo pregunto ¿Cuáles? Serán los mismos casos calificados como "emblemáticos" por la doctora  Jahel Quiroga,   acuñando un término nunca antes utilizado por  las historiografías de los genocidios.
¿Quien emblematiza a los muertos?
  Jorge Salcedo