CARTA ABIERTA DE LAS FARC EP AL CONGRESO Y PUEBLO COLOMBIANO

0
32

Las rearmada FARC-EP indican: “Hemos recuperado gran parte de los territorios donde teníamos presencia” en 2016

Las rearmada guerrilla de las FARC-EP, la llamada “Segunda Marquetalía, bajo el liderazgo de Iván Márquez u otros comandantes se pronuncian en un comunicado a una selección de congresistas sosteniendo lo siguiente, que debe hacer reflexionar a la inteligencia militar y la cúpula política del Estado colombiano:

“Desde que decidimos continuar la lucha armada sabíamos que el reto de reorganizar las FARC-EP iba a ser difícil (. . .) queremos manifestarles que, después de cuatro años de arduo trabajo político-militar a nivel nacional, hemos recuperado gran parte de los territorios donde teníamos presencia; Ratificamos nuestro principio fundacional al que nunca renunciamos, la solución política al grave conflicto social que vive el país. No duden de eso, nuestra histórica voluntad de paz se mantiene intacta”.

A continuación el comunicado de las FARC-EP, Segunda Marquetalia:

22 DE MAYO DEL 2020
CARTA ABIERTA

SEÑORES CONGRESISTAS: Iván Cepeda, Feliciano Valencia, Antonio Sanguino, Temistocles Ortega, Gustavo Petro, Aida Avella y demas congresistas democráticos, luchadores y organizaciones que trabajan por la paz, lideres sociales y defensores de derechos humanos defendamos la paz Camilo González Posso, Padre Francisco de Roux, Monseñor Luis Jose Rueda, Jose Luis Diago Franco – rector universidad del Cauca, comunidad en general

NOS DIRIGIMOS A USTEDES CONGRESISTAS, personalidades, organizaciones sociales, Defendamos la Paz y al pueblo colombiano en general, para extenderles nuestro saludo y reconocimiento a su ardua labor; pronto el pueblo colombiano sabrá encontrar la ruta para construir una patria distinta donde los pesares por los que pasa no existan, donde sean reconocidos con honores todos sus innumerables esfuerzos por trabajar por la paz con justicia social.

Quienes desde antes de la realización de la «X Conferencia Nacional Guerrillera» teníamos profundas diferencias sobre el rumbo del proceso de paz, sobre las pocas garantías para su implementación y el futuro de los excombatientes, sobre el debate de «dejación de armas o desarme», entre otros; nunca hemos renunciado a la solución política a la grave crisis social por la que atraviesa este país y que es el motor de nuestra lucha.

Desde que decidimos continuar la lucha armada sabíamos que el reto de reorganizar las FARC-EP iba a ser difícil, que se hablaría mucho de nosotros y que intentarían desvirtuarnos. Pese a esto, podemos decir que conforme a los ideales que dejaron marcados nuestros comandantes Manuel Marulanda Vélez, Jacobo Arenas y Jorge Briceño y con la voluntad de muchos combatientes que también compartían nuestra visión sobre el proceso de paz y con las necesidades del pueblo colombiano irresueltas, volvimos a nutrir las filas de las FARC-EP.

A ustedes señores congresistas, personalidades y organizaciones, a ustedes pueblo colombiano, queremos manifestarles que, después de cuatro años de arduo trabajo político-militar a nivel nacional, hemos recuperado gran parte de los territorios donde teníamos presencia.

Ratificamos nuestro principio fundacional al que nunca renunciamos, la solución política al grave conflicto social que vive el país. No duden de eso, nuestra histórica voluntad de paz se mantiene intacta.

En la reciente audiencia pública sobre la situación en el Cauca, la Fiscalía General, el Alto Comisionado para la Paz y el General Wilson Chaves nos ubican como los responsables del asesinato y las amenazas contra líderes sociales y excombatientes, con lo cual justifican su inoperancia, ineptitud y ocultan la complicidad del estado en estos asesinatos.

Sabemos que muchos de los comunicados falsos que salen a nombre de nuestra organización son redactados por bandas criminales y por el Ejército Nacional, interesados en sacar réditos políticos o económicos señalándonos como autores de sus acciones.

El hecho más reciente ocurrió el día 11 de marzo del presente año en el Cauca, cuando Albeiro Camayo, líder indígena de la ACIN, fue herido con arma de fuego por el Ejército Nacional; días antes había circulado un comunicado amenazante a nombre de la Columna Móvil Jaime Martínez, comunicado que logramos desmentir a tiempo y que es conocido por las autoridades indígenas del Cauca.

No son pocas las veces que hemos desmentido panfletos amenazantes que han terminado luego con el asesinato o agresión contra líderes sociales o comunidades, generando una opinión desfavorable hacia nuestra organización.

Las FARC-EP Somos una organización político-militar que reconoce y respeta los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario y no hace parte de nuestros principios revolucionarios ni la amenaza, ni el asesinato de líderes sociales, ni excombatientes, ni defensores de derechos humanos, sería impensable que agredamos o asesinemos al pueblo que defendemos, de quienes nos nutrimos y por quienes luchamos. Si no perdemos de vista la reciente publicación del listado de «enemigos» y las interceptaciones ilegales realizadas por las fuerzas militares del Estado, reveladas recientemente como las «carpetas secretas» nos cabría entonces la pregunta: ¿Acaso estamos ante un nuevo modo de operar en el que a nuestro nombre organismos del estado asesinan sistemáticamente a líderes sociales y excombatientes?

El enfoque reduccionista del gobierno nacional donde los problemas del país están centrados exclusivamente en el narcotráfico y la minería ilegal, además de ser errado, no permite solucionar de fondo los problemas de las regiones, no nos equivoquemos aquí no hay una guerra por rutas del narcotráfico aquí hay un posicionamiento militar para asegurar zonas donde hay bienes estratégicos (agua, medio ambiente, recursos naturales) definidos por el gobierno como de interés nacional para entregarlos a multinacionales y empresarios esto está ampliamente documentado en la nueva política de defensa y seguridad de Iván Duque. A ese posicionamiento militar con fines perversos nos enfrentamos política y militarmente en los territorios.

El señalamiento del General Wilson Chawes contra la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana COCCAM, como organización articulada al narcotráfico e impulsores del secuestro y asonadas a militares además de irresponsable y poner en riesgo a los líderes que pertenecen a esta organización, es también injusto con un proceso que le demostró al pueblo colombiano que los cultivos son simplemente la consecuencia del abandono del estado y que los pobladores rurales vinculados a estos cultivos estarían orgullosos de retomar la producción agrícola tradicional si existieran garantías, como lo muestran los cientos de acuerdos de sustitución firmados por las comunidades, que han sido respondidos con un portazo en la cara y la negación explicita cuando se suspende de hecho el Programa Nacional Integral de Sustitución PNIS, no se renueva el convenio de verificación con ONDOC y se escuchan posiciones como la solicitud publica del Senador Ernesto Macías de iniciar con urgencia la aspersión con glifosato, además de la llegada por estos días de los planes de manejo ambiental para iniciar la fumigación en muchos municipios que estaban en la ruta de intervención del PNIS, sin importarles ni la crisis económica y social que se generará ni mucho menos la situación sanitaria debido a la pandemia que atraviesa el mundo.

Nos recordaba el senador Feliciano Valencia que son más de dos mil los acuerdos suscritos e incumplidos con indígenas, campesinos y afros. Muestras suficientes de que al gobierno colombiano no le interesa cumplirlos.

Denunciamos a los colombianos las acciones militares y las provocaciones de las fuerzas militares en medio de la pandemia, con las que generan temor y exponen a las comunidades a enfrentamientos; toda la responsabilidad recae sobre el gobierno nacional por las acciones que desarrolla la FUDRA y demás estructuras militares que se encuentran en los territorios.

Hay que analizar la campaña mediática del gobierno de turno, la cual luego de la expedición del decreto 601 del 28 de abril de 2020 muestra como gran victoria la desmovilización de 32 guerrilleros del ELN en menos de una semana y que se acogen a dicho decreto, la historia evidencia anteriores campañas falsas de desmovilizaciones que no eran más que patrañas orquestadas por el Ejército Nacional y el gobierno.

Aplaudimos y coincidimos con los Senadores convocantes a la audiencia pública sobre la situación del Cauca en que los problemas del país no se reducen al narcotráfico y la minería ilegal y su solución no se puede suscribir a algo que nunca ha funcionado que es la vía militar, es la inversión social la que llevara no solo al Cauca si no al país por un nuevo rumbo.

Convocamos al pueblo colombiano a contener la pandemia y a movilizarse contra este gobierno que está aprovechando las dificultades sanitarias para realizar reformas que le garanticen beneficios económicos a la clase en el poder, además de generar prebendas con el fin de mantenerse en el gobierno y asegurar así su victoria de cara a las próximas elecciones.

A ustedes, señores congresistas demócratas y progresistas, personalidades, partidos de izquierda y al pueblo colombiano los exhortamos a seguir construyendo una fuerza alternativa que permita en Colombia un gobierno de convergencia democrático y patriótico, con el que cese la guerra y se generen las condiciones para las transformaciones necesarias que acaben de una vez por todas con los factores generadores del conflicto social y armado que vive nuestro país.

Pueblo y dignidad, Manuel Marulanda vive, ¡la lucha sigue!

Montañas, campos y ciudades de Colombia.

FRENTE 33 – FRENTE 28 – FRENTE CAROLINA RAMÍREZ – FRENTE CARLOS PATIÑO – FRENTE ISMAEL RUIZ

  • FRENTE 10 MARTIN VILLA – FRENTE 30 RAFAEL AGUILERA – FRENTE JORGE BRICEÑO – FRENTE 1°

ARMANDO RÍOS – COLUMNA MÓVIL JAIME MARTÍNEZ – COLUMNA MÓVIL DAGOBERTO RAMOS –

COLUMNA MÓVIL FRANCO BENAVIDES – COLUMNA MÓVIL URÍAS RONDÓN.

FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA FARC – EP