CAOS SOCIAL, INSTITUCIONAL Y DE MOVILIDAD : EL PUEBLO LA ÚNICA ESPERANZA

0
92

Por el Doctor Athemay Sterling Acosta

Abogado Defensor de los Derechos, Ex Consejero y Ex Asesor Departamental de Paz en el Valle del Cauca en varias Administraciones del Gobierno, Ex Candidato Gobernación Valle del Cauca Colombia, Candidato Senado de la República, Director de Radio Televisión Palenque, Analista Político y Geo estratégico, Profesor e Investigador Científico Universitario categorizado por Colciencias.

Santander, Tierra de Oro, Octubre 2012.

1

Hoy llegué desde la Cordillera Central de los Andes Colombianos a Cali, la Sultana del Valle, que significa madre de un Sultán, madre de un rey popular, como decimos en árabe, y Cali nombre indígena combinado con Sultana nos hace más pluriculturales como somos tanto en esta bella Capital de Departamento, como aquí en la Capital de la Tierra de Oro, Santander de Quilichao, donde encontramos feliz la más alta y rica multietnicidad y multiculturalidad de Colombia.

Es parte de nuestra riqueza natural junto a la riqueza social que se produce en esta región pero que históricamente de manera privada se la han apropiado los potentados: antes los esclavistas colonialistas, y hoy los esclavistas capitalistas con el auspicio del terrorismo de Estado que ha aupado esta guerra civil asimétrica del Estado y los soberanos de la riqueza apropiada privadamente con o sin Ley Paéz, contra el pueblo y la sociedad.

Y que las Farc-Ep en defensa del pueblo y el Gobierno de Santos en defensa de los potentados y de los EEUU, pretenden en esta primera mitad de octubre, instalar los Diálogos entre estas partes combatientes, para el fin del conflicto social y armado y conducirnos a la Paz con Justicia Social, ante tanta crueldad militarista e inequidad socio económica cultural y eco ambiental.

 
2

Hoy era una bella fría madrugada con neblina al iniciar el viaje y llegar luego a Cali a sentir la calidez de su clima y de su gente que luchaba por sus Derechos, confundió el contraste de pisos térmicos con la unidad popular del batallar campesino y citadino por una vida digna que estos gobernantes llenos de incapacidad para resolver los problemas sociales que convierten en líos de orden público, lo que debe ser resuelto socialmente. ¡Qué torpes!

En camino a mi Universidad a estar con mis estudiantes, mujeres y hombres,  elevó mi moral y conciencia, como ocurre diariamente, para conquistar una Nueva Colombia, cuando todo un pueblo trabajador caleño protestaba contra la ilegitimidad del régimen político, por un lado, y por otro me enervaba cuando veía a un pueblo uniformado que también es explotado, golpeando, correteando y hostigando arbitrariamente al pueblo que de manera legítima y a la vez Constitucional ejercía sus Derecho a la Protesta, a la Movilización y Libre conciencia.

Así estaba Cali hoy desde que llegué; compartí con mis alumnas y estudiantes de la Universidad, conversé con personalidades, autoridades, pueblo, transportadores, usuarios y mis universitarios del alma y todos coincidieron en afirmar conmigo que el caos y catástrofe de Cali es generada por el modelo neoliberal que es el eje rector de sus pésimos gobernantes, que todo lo convierten en problemas de orden público, por su incapacidad para resolverle al pueblo sus reivindicaciones.

Por eso queríamos ser el Gobernador del Valle del Cauca para transformarlo en el camino verdadero de los Derechos y la Paz con Justicia Social, construir un Valle del Cauca con bonanza económica generada entre todos, pero eso sí con progreso social para toda la población, es decir, crear las condiciones materiales y subjetivas para que todas y todos podamos ejercer los Derechos en medio de toda esta riqueza territorial nuestra, que va desde Santander de Quilichao hasta Cartago, en el Valle geográfico, junto al del Tigris y del Éufrates, los más fértiles del planeta.

 ¡Es nuestra Soberanía a defender!, pues el Ejército, que es su función constitucional, no lo hace, pues está ocupado y ilegalmente destinado por el régimen político a la agresión contra la sociedad y la población civil. ¡Qué paradoja Colombiana!

 

3

Seremos ahora Senador de la República por el Movimiento Popular Colombiano y por una Nueva Colombia, en una de sus Instituciones más corruptas de la Nación, para ganarle espacios al pueblo, conquistarlos para que en trabajo parlamentario y extraparlamentario como decía mi camarada Gilberto Viera cuando era Congresista y Secretario Político General de mi Partido Comunista Colombiano, vincular al pueblo en la vida política nacional, si es que esta oligarquía narco mafiosa no se atraviesa cruentamente y nos obligue a tomar otras determinaciones. ¡Como ha sido la historia política y militar de nuestro País!

Desde cualquier posición siempre somos comunistas y nunca permitiremos agresión de cobardes criminales que nos han agredido, en genocidios como cuando la Unión Patriótica y ahora en montajes, amenazas, atentados, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y el más cruel terrorismo de Estado no sólo en Cali, sino los que denuncian aquí en la Tierra de Oro, cuando sindican al Ejército y su Plan Apolo como un agresor permanente a la concreción de la Paz  con Justicia Social en Colombia.
 
Aquí en Santander, nuestra Tierra de Oro: ¡Eso me preocupa. Y se debe resolver para el bien del País!

Llamo a los militares que los hay, ahí temerosos algunos, pero patriotas como Bolívar, para que poco a poco, hagan entender a sus  correligionarios que el pueblo uniformado también es explotado, y en un caso de la aplicación en Colombia de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos, deben estar al lado del pueblo, y nunca más al lado de los narco paracos tanto políticos, como industriales que cómplices han llevado a Colombia a esta catástrofe humanitaria y social; que en los Diálogos civilizados en Oslo, en Cuba y donde corresponda, los y las colombianas haremos prevalecer los Derechos y la Paz con Justicia Social.

 4

Como los Abogados lo que decimos lo probamos, mis alumnas, la ciudadanía caleña y de Colombia entera me envían fotos de toda agresión estatal que logran captar y narrarme en sus hechos; no hay lugar de Colombia donde no haya una buena hija de la patria que esté siempre pendiente para que los Derechos prevalezcan sobre la brutalidad policial.

Coloco aquí solo una foto cuando la Policía del Esmad en Cali hoy agredía a pacíficos manifestantes que reivindicaban los Derechos, entre ellos el del Trabajo, la Libre Movilidad, de Conciencia, de Protesta, de Opinión y sus Concordantes.

Les repito:    ¡a graves situaciones sociales, soluciones sociales y no policiales!

Por el Doctor Athemay Sterling

Abogado Defensor de los Derechos, Ex Consejero y Ex Asesor Departamental de Paz en el Valle del Cauca en varias Administraciones del Gobierno, Ex Candidato Gobernación Valle del Cauca Colombia, Candidato Senado de la República, Director de Radio Televisión Palenque, Analista Político y Geo estratégico, Profesor e Investigador Científico Universitario categorizado por Colciencias.