AÚN FALTA DECIRSE LA VERDAD HISTÓRICA COLOMBIANA

0
24

Por Athemay Sterling Acosta – Víctima del terrorismo de Estado

Ni a los de la Rosa, tampoco a los de Segunda Marquetalia se les cree; pues ambos lados estuvieron como «negociadores» y traicionaron juntos al movimiento popular al entregarle al enemigo de clase a las FARC-EP, que son y siguen siendo un patrimonio histórico Popular, que no era de éllos, de los llamados «firmantes» de la mayor traición al movimiento popular colombiano, que ya no tienen ni perdón, ni olvido.

Ambos bandos si continúan contando apenas pedacitos de restos mortales de la verdad histórica y eluden decirla como es, pues éllos hoy «diciendo esconden al amaño» están cohonestando la explotación yankee en Colombia, echándole tierrita a las causas estructurales del viviente conflicto social y armado interno, demuestran así que están mintiendo en beneficio propio, y así no es un revolucionario, así son los victimarios que caminan a convertirse en budas barrigones para vivir en bonanza sus últimos años de vida física individual; dejando prendido irresponsablemente un mayor conflicto que ya se asoma entre la demagogia, el fascismo y la mentira.