ARQUITECTURA DE LA TORTURA A LA CULTURA Y REGRESO A LA TORTURA

0
84

Por el Doctor Athemay Sterling Acosta, Abogado Comunista Defensor de los Derechos y de la Paz con Justicia Social.
Bogotá Colombia Octubre 25 de 2012

1

Comienzo afirmando que cárceles ni presos políticos, ni de conciencia, deben existir en un Estado realmente democrático.

Pues si se precia de Democrático y se castiga con el Código Penal del Enemigo a la prisión a quien en su libre conciencia y opinión libertaria opine y sea Oposición Política, ese Estado nada tiene de real Democracia, ni siquiera llega al nivel más bajo de ella, aunque formalmente aparezca en la Iuris superior.

Es la contradicción entre la formalidad y la realidad, como ocurre hoy en Colombia con la doble moral de Santos, y siempre ha ocurrido en este País esquinero de Sur América que los EEUU  dominan a través de los gobernantes sumisos que ha padecido el País Colombiano y su Población agredida en sus Derechos por la acción criminal de esta combinación IMPERIALISMO-OLIGARQUÍA generadora de las causas estructurales de esta guerra asimétrica declarada contra el Movimiento Popular y la Sociedad Colombiana y contra la Paz de América, el Caribe y África.

Las cárceles colombianas de ahora, llamadas de máxima seguridad con toda la normatividad impuesta por el Departamento de Estado  y el Buró de Prisiones de los EEUU mediante los ERON donde arbitrariamente, tanto en EEUU como en Colombia se atropella todo el conjunto de Derechos de la Población Carcelaria hace que mujeres y hombres sufran la conducta no de guardianes sino de déspotas y guillotinadores  que vulneran todos los Derechos Universales, agravando el nefasto terrorismo de Estado.
La arquitectura de estas penitenciarias se ha diseñado para la tortura a pesar que Colombia y los EEUU son signantes de la Convención contra la tortura.

Como ambos Estados son vulneradores de los Derechos, firman pero incumplen, significa que son engañosos jurídicamente, de doble moral y un peligro para la humanidad.
Ambos Países tienen su propia historia de ser carceleros por excelencia y por encima de los Derechos Universales actúan en la arquitectura de las cárceles y en el trato animal que dan a los presos.

2

Voy a referirme de manera específica, de manera comparada y sobria a este sistema carcelario, tanto arquitectónicamente como las torturas que el terrorismo de Estado ha aplicado en Cali y en Bogotá.

Pues las de EEUU que yo sufrí con ICE y la CIA son las mismas que ha ordenado el Buró de Prisiones de los EEUU que el Régimen Político Colombiano cumple a pie juntilla configurando estos gobernantes y servidores públicos ser mansos borregos  ante los yankees, pero valientes con los desvalidos presos a quienes hasta los desnudan en masa como en un campo de concentración nazi, como ocurrió ayer en la Picota Eron de Bogotá cuando los presos conversaron conmigo acerca de la criminal conducta de estos cancerberos del INPEC.

Y también en Cali años atrás cuando en actitud grotesca y cobarde obligaron a todos los Presos de Villa Hermosa a estar desnudos un largo tiempo hacinados y humillados por este vil régimen carcelario que hace parte del terrorismo de Estado Colombiano y su falta de Democracia.

3

Cali como Bogotá se asemeja en el contenido del título de este escrito  ARQUITECTURA DE LA TORTURA  A LA CULTURA  Y REGRESO A LA TORTURA.
Cuando en Colombia la Policía Política Colombiana era el SIC – Servicio de Inteligencia Colombiana, después llamado DAS – Departamento Administrativo de Seguridad-  que por corrupto y criminal hoy se denomina DAS en supresión, ubicado en Cali en la esquina de la Calle de la Escopeta con carrera segunda existía el SIC con su Prisión donde se torturaba brutalmente a la Oposición Política y quienes más sufrieron fueron los Comunistas y Liberales de la época.

La construcción en Cali y arquitectura de esta mazmorra, era de tal manera que daba miedo sólo de saber de su existencia, pues dentro de ella estaba la garita con sus cancerberos, a los lados las celdas hacinadas y junto a ellos pequeñísimos habitáculos que llamaban calabozos y a quienes pregonaban en favor de los Derechos los dejaban ahí desnudos con una mal y sola comida día de por medio sumado a las torturas que generaba gritos que se escuchaban en esta bella Calle de la Sultana del Valle.
Afirman caleñas y caleños de esa época que escuchaban esos lamentos de moribundos en la noche y muertos al otro día cuando los sacaban casi de incognito y sepultados en fosas comunes en la periferia de la ciudad. Otras personas dicen que hoy aún se escucha los gemidos y lamentos de los torturados en ese entonces como recordando la conciencia de esa época del terror carcelario que no acaba en Colombia.

Esta Casa-edificio republicano fue luego convertido en centro educativo, cuando ya el siguiente DAS aparece en la carrera primera con Calle 21 en Cali, antes del actual Edificio de la Policía Metropolitana de Cali, donde en una oportunidad el suscrito y cuatro camaradas míos sufrimos por parte de lo que llamaban F2 las torturas de estar totalmente vendados y maniatados como animales por el solo hecho de apoyar el Paro Cívico que se daba en Buenaventura.

La arquitectura del pretérito lugar de prisión y torturas, fue transformada en centro de cultura de la Universidad Libre de Colombia cuando le aportó a la Ciudad el Importante Colegio Benjamín Herrera donde nos graduamos de Bachiller Académico decenas de militantes de la Juventud Comunista Colombiana y recibíamos clase de Literatura de Eutiquio Leal, un escritor comunista ilustre, que rememoraba al camarada indígena Eutiquio Timoté, cuyo libro que más recuerdo es ”Cambio de Luna”, Libro de cuentos donde narra Eutiquio Leal a quien le hago honor, la realidad de la violencia en Colombia a través de símbolos bellos de la Literatura y la Cultura, también en este Colegio que fue de la Universidad Libre de Colombia, la Universidad de Benjamín Herrera, los jóvenes comunistas de esa época y hoy comunistas también rememoramos a Fabio Martínez  comunista y excelente maestro de la Filosofía y del marxismo leninismo.

Desde este Colegio del arte, de la cultura, de la ciencia y de la política clasista del movimiento estudiantil  de las décadas de los años sesenta y setenta, lugar que antes era mortal cárcel política, y ahora belleza cultural salíamos cientos de estudiantes a rechazar a los yankees cuyo consulado en Cali quedaba ahí en la carrera segunda entre calles once y doce, cerca de este Colegio, que de arquitectura para la tortura ahora era arquitectura remodelada para la cultura y la política antiimperialista y anti oligárquica en ese entonces que nosotros ejercíamos en grandiosas movilizaciones.

Recuerdo las que hacíamos en favor de la Libertad del Comunista Marquetaliano fundador de las Farc, el compañero Jaime Guaracas, que con Manuel Marulanda Vélez, Joselo, dos mujeres y cuarenta y seis personas más entre ellas mi padre allá en Marquetalia, El Pato, Río Chiquito, el Guayabero sufrieron los bombardeos yankees y del frente nacionalista y godo Guillermo León Valencia sumiso al yankee Plan Laso contra estos luchadores populares que resistieron y con el Programa Agrario base de los 10 puntos de Tlaxcala, de la Agenda Común para el cambio por una Nueva Colombia y ahora del Acuerdo General para el fin del conflicto hacia una Paz estable y Duradera que sus cinco puntos se dialoga en la Habana Cuba entre el Gobierno de doble moral de Santos y las Farc-Ep como se llama ahora, han demostrado sus sucesores que, la insurgencia parte integrante del Movimiento Popular  en varias expresiones son invencibles.

Pero ya no en la vieja arquitectura del SIC primero y del Benjamín Herrera luego, la arquitectura se ha quedado quieta; ahora en el Valle del Cauca la inversión estatal para las cárceles de máxima seguridad en Jamundí, en Palmira, en Buga, Villa Hermosa y demás es multimillonaria bajo los parámetros arquitectónicos de los EEUU y lo peor con los métodos fascistas del sistema carcelario copia también del Imperialismo yankee.

Esta historia si bien es cierto es de parte del Valle del Cauca, lo es también para Colombia entera. ¡Una vergüenza para el Derecho y la vida!

4

Y ahora el caso de Bogotá donde me encuentro en mis funciones de Abogado Comunista Defensor de los Derechos, lo que primero se construyó con el nombre dado por el imaginario de esta ciudad capital y desordenada como Panóptico donde su arquitectura en otrora se diseñó para que los presos también políticos, como fue concebida y utilizada, sufrieran los rigores del castigo por sus convicciones políticas liberales.

El proyecto arquitectónico del Panóptico concebido por Jeremy Bentham  primero como  Penitenciaria de Alta Seguridad para castigar a los presos políticos de ese entonces por el Estado Soberano de Cundinamarca fue  un hecho concreto de la arquitectura según los Planos del Arquitecto Thomas Reed quien fue traído por Mascachocha, el general Tomás Cipriano de Mosquera para que construyera en primera instancia el Capitolio Nacional.
La construcción de esta mole arquitectónica se comió años de nuestra vida republicana, y fue Eustorgio Salgar quien inició la obra el uno de octubre de 1874 cuando era Gobernador del Estado de Cundinamarca.

La virtud arquitectónica era su forma como el Domo de Maloka ahora de manera radial con visibilidad de 360 grados para que los cancerberos carcelarios pudiesen controlar todo el escenario de sus seis pisos donde estaban las celdas de los presos políticos principalmente los derrotados de diferentes guerras civiles, donde no había opositor político propiamente, sino persona privada de su libertad en calidad de preso político, como se convertía el vencido militarmente como ocurrió luego de las guerras civiles de 1885, 1893, 1896, y la de los Mil Días por ejemplo.

Era la arquitectura puesta al servicio del terrorismo de Estado con la tortura a los presos políticos, carácter de la política carcelaria que hoy continúa en Colombia con la vil imposición yankee como la sufrida ayer y antes en la Picota Eron cuando los GRI del INPEC como los ESMAD de la Policía vulneran todos los Derechos a las personas estén o no privadas de su libertad. ¡Toda una tragedia que rompe la Democracia!

En esta mazmorra se torturó, se fusiló opositores políticos, presos políticos lograron fugarse también como un ejercicio del Derecho a la Libertad que el terrorismo de Estado de la época vulneraba.

De arquitectura carcelaria para la tortura se convierte ahora en el Magno Museo Nacional un patrimonio de la lucha popular por la cultura como Derecho en el año de 1948, cuando Colombia inició la tortura del conflicto social y armado generado por los EEUU a través de la fascista Doctrina de la Seguridad Nacional y el apetito voraz de los terratenientes, la burguesía, luego la oligarquía y ahora por el capital financiero transnacional controlado por el imperialismo.

Es importante aclarar que si bien es cierto que el Panóptico de 1874  el de la tortura se convirtió en 1948 en Museo Nacional, este Museo de la Cultura, es el más antiguo de Colombia y Latinoamérica pues fue fundado el 28 de Julio de 1823, tuvo infinidad de sedes hasta que en 1948 de la arquitectura de la tortura panóptica se convirtió en arquitectura de la cultura.

Pero Colombia en materia de Democracia siempre retrocede pues hoy hay 10.000 presas y presos políticos, de conciencia y prisioneros de guerra privados de su libertad por ser oposición política e intentar ejercer el Derecho de la Libertad de Conciencia, de política y de opinión.

Es una degradación de la Democracia actualmente en este gobierno continuista y de doble moral del señor Santos que desnuda, denigra, hace montajes, detiene ilegal y arbitrariamente, le quita la vida, el bien jurídico tutelado de primero en el acápite de los Derechos, a las personas que se le oponen jurídicamente cometiendo el concurso de crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra, de agresión y acciones genocidas que repudiamos.

Por tal razón este Documento Histórico, jurídico y político sirve a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes para que no siga prevaricando, y se aprehenda, se asegure, se indicie, se juzgue y se encarcele a quienes les sea su Juez Natural, para que no haya perdón ni olvido como dice el Estatuto de Roma, aplicado al Ejecutivo Nacional quien es determinador de todas estas conductas criminales de terrorismo de Estado.

Por el Doctor Athemay Sterling Acosta, Abogado Comunista Defensor de los Derechos y de la Paz con Justicia Social.
Bogotá Colombia Octubre 25 de 2012