¿Qué es la Línea Negra, Sei Shizha?

0
25

Marcela Escandón

La llamada Línea Negra es la delimitación de un área de gran interés ecológico y cultural en el Caribe colombiano, que busca promover su preservación y garantizar el libre acceso a las comunidades indígenas que habitan ese territorio. Su nombre original es la Zona teológica de las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, Línea Negra o Sei Shizha, y fue creada en 1973 por medio de la Resolución 02 del Ministerio de Gobierno de ese entonces (equivalente al actual Ministerio del Interior).

Lo anterior es muy importante, pues la Línea Negra no es algo nuevo. Por lo contrario, cumple 45 años de existencia y recientemente volvió a ser noticia por cuenta del Decreto del 6 de agosto de 2018 firmado por los ministros del Interior, Cultura y Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Juan Manuel Santos. ¿Cómo estuvo diseñada hace 45 años la Línea Negra? ¿Cómo se ha transformado en el tiempo? ¿Qué es lo nuevo del decreto de Santos?

ALCANCE INICIAL 

En 1973, el Gobierno de Misael Pastrana Borrero acordó con las comunidades Arhuaco, Kogui y Malayo el reconocimiento de unos límites que incluían 39 puntos radiales que iniciaban en la plaza ‘Alfonso López’ en la ciudad de Valledupar y seguían al norte hacia el departamento de La Guajira, hasta llegar a la ciudad de Riohacha, y luego hacia el sur hasta el departamento del Magdalena, pasando por el Parque Tayrona y la ciudad de Santa Marta. Posteriormente, continuaba hacia el este y entraba nuevamente hasta el departamento del Cesar hasta llegar al punto de inicio.

Sin embargo, estos 39 puntos no eran los únicos referentes importantes para las comunidades. Los participantes en el proceso dejaron la constancia de que muchos otros puntos sagrados y de pagamento se encontraban en el interior del territorio delimitado.  Las comunidades dejaron claro que estos puntos no configuran un listado exhaustivo de todos los puntos sagrados y de pagamentos de las comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta, ya que existen muchos otros que se encuentran dentro de los límites ya definidos.

En su momento, no fue concebida como una frontera, sino como un conjunto de referentes en el territorio, el cual se concibe como un todo integral y no como puntos o líneas sin conexión, que separan de alguna manera las tierras. En efecto, para las comunidades, los “sitios sagrados, Nujuákala, son espacios que contienen las normas de uso y manejo del territorio y los deberes de la población, están en los nacimientos y desembocaduras de ríos, en los cerros, las lagunas, las cuevas, las rocas, los árboles, y otros elementos; cada uno es una Madre o Padre Espiritual de los seres de la naturaleza. En su conjunto y de forma articulada forman parte de un solo cuerpo, sé nunulang. De la salud de cada uno de estos sitios, depende el equilibro del Universo. El flujo de conexiones entre ellos es lo que le da el sentido y funcionamiento al territorio ancestral. Para mantener esto, los Mamos ‘pagan’ a cada Madre en cada sitio, manteniendo así la misión de cuidar y preservar el territorio de la Sierra Nevada”.

A pesar de este importante reconocimiento, las comunidades indígenas señalan que la Línea Negra no era respetada y que solo con la Constitución de 1991 volvió  a ser importante. Se llevaron a cabo una serie de reuniones en 1994, en la que el Gobierno Nacional y los indígenas evaluaron los resultados y estos últimos reclamaron garantías reales y protección.

¿CUÁL ES SU SUSTENTO LEGAL?

A continuación se sintetiza el marco normativo que fundamenta la Línea Negra, además de mostrar las principales leyes, resoluciones, sentencias y artículos constitucionales que respaldan a las comunidades indígenas en la delimitación de sus zonas sagradas, las protegen y les garantizan su acceso a las mismas.

Resolución 002 de 1973

Es el mecanismo que crea la Línea Negra o Zona Teológica de las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Con él se identificó simbólicamente la Negra como un circular delimitada por accidentes geográficos. Esta norma estableció, que “dentro de dichas culturas, estos símbolos constituyen elementos fundamentales en un concepto del equilibrio universal, y ser accesibles para hacer ofrendas que a mantener el equilibrio”, tras lo cual dispuso en el artículo 2° que los propietarios de terrenos en donde se hallen ‘sitios pagamentos’ no podían impedirle el acceso a mamos ni a indígenas a la Sierra para cumplir sus ‘prácticas mágico-religiosas’, sin que ello afecte los derechos de posesión y dominio de terceros.

Constitución política de Colombia 1991

En sus artículos 7 y 8, la Diversidad Étnica y Cultural de la Nación es reconocida y protegida por el Estado, mientras que en los artículos 330 y 246  (los cuales fueron desarrollados en la Ley 89 de 1890 y el Decreto-Ley 4633 de 2011), el Estado colombiano reconoce y protege la coexistencia y desarrollo de los sistemas normativos de los pueblos indígenas, de acuerdo con el principio constitucional de la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana y reconoce también el carácter de entidad de derecho público especial de los cabildos y autoridades tradicionales indígenas. Así mismo, el artículo 79 de la Constitución Política de Colombia establece en cabeza del Estado el deber de proteger la diversidad e integridad del ambiente y conservar las áreas de especial importancia ecológica.

Ley 21 de 1991

Es la norma a través de la cual el Estado colombiano incorporó a la legislación nacional el Convenio 169 de 1989 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). A través de esta ley, Colombia adopta el mecanismo de Consulta Previa. “La Consulta Previa es el derecho fundamental que tienen los pueblos indígenas y los demás grupos étnicos cuando se toman medidas (legislativas y administrativas) o cuando se vayan a realizar proyectos, obras o actividades dentro de sus territorios, buscando de esta manera proteger su integridad cultural, social y económica y garantizar el derecho a la participación”.  ”

Ley 165 de 1994

Esta ley acoge para Colombia el Convenio sobre la Diversidad Biológica, acuerdo internacional de 1992, y reconoce “la estrecha y tradicional de muchas y poblaciones indígenas que tienen sistemas de vida tradicionales basados en los recursos biológicos”.

Resolución 837 de 1995

Con el objetivo de identificar los sitios sagrados, se llevó a cabo una asamblea en Bunkwangeka (Bongá) en julio de 1994, en la cual los mamos y autoridades de los cuatro pueblos indígenas de la Snsm identificaron con mayor detalle el inventario, descripción y ámbito geográfico sagrados dentro de la Línea Negra. Así mismo, señalaron la existencia de otros espacios no incluidos, que están interconectados al territorio ancestral y son considerados de vital importancia para pagamentos y ritos ceremoniales.

Teniendo en cuenta lo anterior, se expidió la Resolución No. 837 1995, la cual modifica la Resolución inicial de 1973, al considerar, que “los pueblos indígenas de Nevada Santa Marta han delimitado de manera ancestral su territorio mediante unas líneas virtuales radiales denominadas ‘Negras’ o ‘de Origen’ que unen geográficos o hitos, considerados por ellos como sagrados, con el cerro Gonawindúa – Pico Bolívar, de tal manera que sus pagamentos en estos hitos garantizan el flujo de fuerzas espirituales entre ellos y la espiritual, que a la vez, equilibra a la Sierra Nevada y al mundo en general”.

Sentencia T-547 2010

En 2010, la Corte Constitucional amparó los derechos fundamentales de los Pueblos Indígenas de la Sierra Nevada de Marta a la integridad económica y cultural, a la consulta previa y al debido proceso. En ese entonces, se inició un proyecto portuario desconociendo estos derechos y ante el caso la Corte se pronunció a favor de las comunidades, las cuales habían manifestado que con el proyecto se les había ocasionado un daño irreparable a sus sitios sagrados, y que por tanto, era necesario “ampliar y complementar la Resolución la Línea Negra, la generación de espacios, ordenamiento territorial ancestral y, medidas de protección para los sitios sagrados y ecosistemas dentro del territorio ancestral”.

Sentencia T-693 2011

Un año después, en una nueva sentencia, la Corte Constitucional se pronunció estableciendo que, frente al derecho a la protección las áreas sagradas o de especial importancia ritual y cultural de las comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta, incluso si están ubicadas fuera de los resguardos, “se observa que el Convenio 169 acoge un concepto amplio de territorio, al indicar se consideran como tal, aquellas áreas una comunidad que comprenden, no sólo las titulares o habitadas, sino también constituyen el ámbito tradicional de sus actividades tradicionales, sagradas o espirituales.

Sentencia T-009 2013

En ella la Corte Constitucional definió que el derecho de los pueblos indígenas al territorio comprende “(i) derecho a la constitución de resguardos en territorios que las comunidades han ocupado tradicionalmente; (ji) El derecho a la protección de zonas sagradas o de especial importancia ritual y cultural, incluso si están ubicadas fuera de los (jii) derecho a disponer y administrar sus territorios; (iv) derecho a participar en la utilización, explotación y conservación los recursos naturales renovables existentes en el territorio; (v) el derecho a la protección de áreas de importancia ecológica; y (vi) el derecho a ejercer la autodeterminación y autogobierno”.

Auto 189 de 2013

A través de este Auto, la Corte Constitucional determinó que si bien las Resoluciones 002 de 1973 y 837 de 1995 contienen el reconocimiento jurídico que el Gobierno Nacional ha dado a la relación especial y espiritual que los cuatro pueblos indígenas de la Snsm mantienen con su territorio tradicional y ancestral, “ya muestran su insuficiencia, requiriéndose disposiciones más ajustadas a las necesidades del colectivo indígena”. En concordancia con esto, la Constitucional ordenó, entre otras cosas, “[i]nstar al Gobierno Nacional, oficiando a la Secretaría Jurídica la Presidencia la República para que a través las dependencias competentes, inicie, de manera inmediata, las actividades tendientes a revisar, modificar, derogar o adicionar, según sea el caso, las Resoluciones 837 de 1995 y 002 de 1973 y demás normas complementarias, con miras a redefinir o actualizar la denominada línea negra (…)”.

Sentencia T-849 de 2014

Mediante Sentencia T-849 de 2014, la Corte Constitucional señaló, que “la Línea Negra es una zona de especial protección, debido al valor espiritual y cultural que tiene los cuatro pueblos indígenas la Sierra Nevada de Santa Marta” y, en tal sentido, estableció, que el compromiso asumido por el Estado colombiano no se limita a la garantía de protección de algunos sitios al de la ‘Negra’, sino a la totalidad del que incorpora la misma toda vez que corresponde a un espacio geo-referencial delimitado por un polígono que recrea un espacio determinado y no un conjunto lugares sin conexión alguna en lugares aislados”.

Decreto 1500 de 2018

Es el decreto que recopila el trabajo de 20 años con las comunidades indígenas y busca dar respuesta a los mandatos de la Corte Constitucional en la materia, resumidos anteriormente. Para ello, en sus dos primeros artículos establece:

  • Artículo 1. Objeto. El presente decreto tiene por objeto redefinir el territorio ancestral de los pueblos Arhuaco, Kogui, Wiwa y Kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta, expresado en el sistema de espacios sagrados de la ‘Línea Negra –Sheshiza’, como ámbito tradicional, de especial protección, valor espiritual, cultural y ambiental, así como establecer medidas y garantías para su efectiva protección, conforme los principios y fundamentos de la Ley de Origen de estos pueblos, en desarrollo de la Ley 21 de 1991 y atendiendo lo dispuesto en el Auto 189 de 2013 de la Corte Constitucional.
  • Artículo 2. Ámbito de aplicación. Los principios y las disposiciones de este decreto serán aplicables al territorio tradicional y ancestral de los pueblos Arhuaco, Kogui, Wiwa y Kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta, expresado en la Línea Negra – Sheshiza, de acuerdo con la delimitación y fundamentación reconocidas en este decreto, sin perjuicio de los derechos adquiridos, de terceros y de otras comunidades, conforme a la Constitución y la ley.

¿QUÉ CAMBIA CON EL DECRETO DE 2018?

En concordancia con el objeto del decreto, lo que se define en el mismo es el conjunto de puntos geográficos que son sagrados para las cuatro comunidades indígenas. En la redefinición, se pasa de 54 a 348 hitos, con su respectiva descripción, importancia y conexión con el resto del territorio, lo cual se refuerza con el reconocimiento de los principios de integralidad y conectividad de los espacios sagrados.

Además, el decreto contempla unas medidas protección del territorio tradicional y ancestral de la Línea Negra, entre ellas el derecho de acceso a los espacios sagrados del territorio tradicional y ancestral de la Línea Negra, los sistemas de información de entidades públicas, en especial, los mapas que deberá elaborar el Instituto Geográfico ‘Agustín Codazzi’ (Igac), programas, políticas y la creación de una Mesa de seguimiento y coordinación para la protección del territorio tradicional y:ancestral de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Lo anterior implica, que los principales cambios giran en torno al nivel de detalle con el que se delimitan los hitos que conforman el espacio sagrado indígena en la Sierra Nevada y algunos mecanismos de seguimiento y gestión de información.