Muertes macabras y poder político.

0
1078

No es justo para la sociedad que prevalezcan estos métodos macabros utilizados en la violencia política e impulsados por la oligarquía, prácticas criminales utilizadas luego por traquetos, narcotráficantes, uriboparamilitares y FFMM.

Basta ir a hemerotecas y conocer ahí los datos históricos de ese proceder de malos hijos de la patria, crueles y bárbaros métodos, estimulados y obligados en el aprendizaje y enseñanza, que se institucionalizó como política de Estado, en apartes del currículo de la Escuela yankee de las Américas instalada en Panamá, para impartirle ‘educación’ nazi a los militares colombianos.

FFMM de Colombia que ahora infortunadamente son maestros avanzados para ‘formar’ militares fascistas y golpistas al servicio de intereses del imperialismo norteamericano, de las transnacionales, de gobernantes de turno y de la criminal oligarquía de este martirizado País, convertido en fosa común. 

Los terratenientes y oligarquía con sus Gobernantes colombianos de turno durante 200 años son los culpables de este proceder donde la vida, ni siquiera alcanza a ser mercancía, en este país capitalista dominado por el Departamento de Estado norteamericano, que hoy lo tienen como peón contra la paz y sana convivencia interna y en la región. 

Es así que igual como el fascismo y el neoliberalismo son la escoria que somete a vivir en indignidad a su gente, así mismo Colombia ha sido preparada de forma calculada para ser la escoria del hemisferio occidental desde donde se fragua golpes de Estado y bombardeos contra países hermanos.

En estas circunstancias el gobierno uriboparaco de Duque obedeciendo órdenes de la Embajada yankee en Bogotá, hizo un reacomodo institucional sólo de la cúpula militar para reemplazar un terrorista de Estado por otro peor.

Lo que hace intuir agudización de la lucha política de masas en el marco del conflicto político, social y armado interno, en esta guerra ya declarada contra el pueblo; desde cuando quedó como política de Estado trizar el Armisticio con las FARC-EP y Acuerdos firmados con diferentes manifestaciones del movimiento popular pero que los gobiernos, en plena perfidia política, los incumple todos.-


Lo que se propone Duque es fortalecer el neoliberalismo con el terror fascista político y armado a través la zozobra y la ola genocida étnica y política contra oposición  política, campesinos, indígenas y negros, líderes populares y defensores de DDHH.

Y para tal fin hacer otro golpe de Estado institucional, como el salto de Nicacio a la impunidad y con Zapateiro Montemiranda en esta anticipada campaña electoral armada, para que se perpetúe el uriboparamilitarismo en el poder político nacional; para no cumplir Acuerdos firmados con el movimiento Popular, y crear las condiciones favorables de carácter fascista para no volver a firmar Acuerdos como pretende ahora con los 103 puntos para negociar con el pueblo en paro CÍVICO nacional Indefinido.-


Por Athemay Sterling, Consejero de Paz, Abogado Defensor de DDHH