LOS SORPRENDIÓ ESO?

Valora este artículo
(5 votos)

Por Raúl Ramírez, Periodista

La turba que ayer en Yumbo atacó al que firmó la paz no me sorprendió para nada. Y no me sorprendió porque no fue espontánea y tiene todos los ingredientes históricos de la deliberación. 

Ella hace parte del examen intermedio de una cátedra que durante más de medio siglo se dictó en Colombia con unos buenos profesores enquistados en los medios de comunicación. Desde esas aulas con micrófono se impartió la clase de eliminar al contradictor político fuera como fuera.

Víctima de esos aventajados alumnos han caído Jorge Eliecer Gaitán, Guadalupe Salcedo, Carlos Pizarro Leongomez, Bernardo Jaramillo, Luis Carlos Galán, Jaime Garzón, Jaime Pardo Leal y miles y miles de colombianos que se han atrevido a pensar de otra manera. 

Lo de los enajenados de Yumbo no me sorprendió porque desde que se vislumbraron las posibilidades de acabar con el conflicto armado, aquellos que viven de él: políticos, empresarios, medios de comunicación, narcotraficantes y mercaderes de armas se unieron en una cruzada para  evitar que los fusiles se silenciaran.

En esa cruzada estaba impedir que los acuerdos de La Habana se cumplieran, como ha ocurrido, y fortalecer la matriz mediática del enemigo monstruoso. 

Así las cosas, a la vez que impiden que actúe la JEP, propagan en el imaginario colectivo que esta paz es impune y que los que la firmaron no tienen derecho a hacer política, fin supremo de todo acuerdo de paz. 

Sí, es cierto: la degradación de la guerra condujo a que las FARC cometieran atrocidades. Sus integrantes dijeron estar dispuestos a pasar por la JEP, una instancia que el uribismo ha atacado y torpedeado su accionar. 

Ojalá esa disposición de comparecer ante la JEP también la demuestren los otros actores de la guerra: militares, paramilitares y civiles. 

He ahí el embrollo puesto por los enemigos de la paz.

Hoy silenciados los fusiles, al menos los de las FARC, las estructuras mafiosas se quedan sin insumos, sin discursos y sin humo para tapar sus vergüenzas de corrupción y violencia. 

Por eso movilizan sus estructuras para sabotear los acuerdos y atacar a quienes firmaron la paz: ya van cerca de 50 exguerrilleros asesinados y ahora agreden a su candidato presidencial.

Ha quedado demostrado que las enajenadas turbas de Yumbo y otros municipios son dirigidas e incitadas por el Centro Democrático, un partido que cuando no hay bombas, muertos y violencia se queda sin oxígeno, hecho grave en una contienda electoral como la de ahora.

Hoy en Colombia está en juego la democracia: cercenar el derecho de un grupo que dejó las armas a participar en política es la cuota inicial para eliminar cualquier tipo de oposición. 

Hoy empiezan con la FARC, mañana siguen con los Verdes, El Polo, los liberales, los Progresistas y todo aquel que se desligue de doctrinas autoritarias, excluyentes, caudillistas y basadas en la guerra y el fanatismo.

Es hora de que la justicia actúe para frenar las agresiones, y ojalá la FARC no desfallezca en ese propósito de seguir caminando el sendero de la reconciliación y la paz. Los colombianos de bien lo sabremos valorar!

............................................................................

ADENDA:

Desde que EL ESTADO COLOMBIANO A TRAVÉS DEL DAS Y FFMM INSTRUYÓ QUE "MATAR COMUNISTAS ES LÍCITO" hay violencia.

Ahora con el Acuerdo Especial Humanitario de Paz debe crear condiciones para reconstruir y Reconciliar"

Athemay Sterling, Abogado Defensor DDHH y Consejero de Paz.

 

https://t.co/xZlQavVBh9 https://t.co/dOrDfn3K5d

Visto 349 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Escúcheme aquí

En

Vivo!

No se pierda nuestro programa todos lo Jueves a las 10:30 am
Esperamos sus opiniones y denuncias. Aquí

Recorriendo

Colombia

Cerca al ciudadano, recorriendo palmo a plamo nuestro País, para dar a conocer sus derechos
 

En las Redes

Sociales

Conectate con nosotros y sigue nuestros proyectos y gestiones minuto a minuto