VIVIR CON DIGNIDAD NUESTRO MÁS BELLO PARADIGMA

Valora este artículo
(8 votos)

Se equivocan políticamente quienes hoy se disgustan por las exigencias, críticas, movilizaciones, marchas, paros cívicos, gremiales, protestas populares y sociales, Derechos que ejercemos, contra el neoliberal y oligárquico Gobierno presidido por Juan Manuel Santos en todo el País por su incumplimiento al pueblo, con el sofisma que hacerlo es agredir la Paz.
 
Erran nuestros contradictores de clase pues la Paz no es de él, sino producto colectivo de todo el acumulado de la lucha popular Colombiana tanto cívica, legal y armada que en conjunto con todo el heterogéneo Movimiento Popular se logró a través de la Solución Política finiquitar afortunadamente la guerra que la oligarquía y terratenientes declararon al pueblo del campo y de la ciudad.
 
Aquí para seguir coherente con la realidad de la histórica disímil lucha popular y cívica por una Nueva Colombia, nadie se puede, ni debe arrogar ser vanguardia única, pues excluiría esfuerzos populares que históricamente se han expresado en continuidad a la lucha libertaria post primera independencia donde también jugó papel determinante la combinación de la lucha política por los Derechos con diversas formas de lucha armada forjadas luego en el bolivariano y anfictiónico Ejército Libertador con valiosa solidaridad internacionalista antiesclavista y anticolonialista, destacándose Alejandro Petión, por dar un solo ejemplo.
 
Análogamente cuando en 1851 se decretó la Abolición de la Esclavitud en el Gobierno de José Hilario López que no se hizo por la benevolencia de José Hilario López​ sino por las mismas luchas cimarronas palenqueras y las​ necesidades que imponía la coyuntura política y económica del momento, luego de la Revolución del Medio Siglo y de la pronta conquista de la Constitución de 1863, conocida también como Radical, librecambista y/o de Ríonegro, cuando ya la esclavitud era antieconómica.
 
Igual como hoy la guerra era y es antieconómica pues la lenta rotación del capital no atrae a los sectores y clases capitalistas ni favorece al progreso y conquista de las reivindicaciones más sentidas del Pueblo.
 
Ayer fueron atrasados feudales terratenientes, la iglesia y militares nuevos ricos, quienes acumularon riqueza post primera independencia y se atravesaron al avance de libertades liberales en el interregno de la Revolución del Medio Siglo.
 
Hoy es el uriboparamilitarismo y la mafia que delinquen dentro y fuera del Estado y se enriquecieron en la mayor catastrófe humanitaria y social quienes también se oponen queriendo "volver trizas" al Acuerdo Especial Humanitario de Paz que viene transformando la constitucionalidad colombiana a través de su implementación a nivel legislativo y en cada región para lograr la Reconstrucción y avance económico del País pero con el progreso y reconciliación de la población colombiana.
 
Esta es la mayor conquista de la insurgencia revolucionaria​, de la cual nunca se puede denigrar, ni avergonzar pues por ella al demostrar serlo y ser invencible junto al pueblo y demócratas, en un momento histórico y objetivo, se le debe reconocer el logro colectivo de haber vencido al lograr el fin de la guerra que nunca debió existir.
 
 
Pues es más tozuda la realidad objetiva que los deseos individuales de guerreristas, realidad que sólo se pudo transformar por la acertada combinación de esfuerzos populares para lograr correlación favorable al anhelo nacional  para abrir caminos hacia la construcción de la Paz con Justicia Social a través, hoy, de una difícil pero fructífera Implementación del Acuerdo Especial Humanitario de Paz que logrará las reivindicaciones que hoy siguen vigentes por conquistar a través, igualmente, de la política civilizada y humanista sin armas, sólo a través de la persuasión y conciencia colectiva libertaria con la belleza de la palabra, del lenguaje, del pensamiento nuevo hecho Política nacional para seguir transformando la vida en favor del ser vivo humano y ecoambiental y nunca más haya Víctimas, ni agresión, menos estigmas, ni exclusiones, es decir ejercer todos los Derechos Universales a cabalidad o sea ya no más sobrevivir sino VIVIR CON DIGNIDAD, nuestro más bello paradigma.
 
Athemay Sterling Acosta 
Consejero de Paz
Visto 372 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Escúcheme aquí

En

Vivo!

No se pierda nuestro programa todos lo Jueves a las 10:30 am
Esperamos sus opiniones y denuncias. Aquí

Recorriendo

Colombia

Cerca al ciudadano, recorriendo palmo a plamo nuestro País, para dar a conocer sus derechos
 

En las Redes

Sociales

Conectate con nosotros y sigue nuestros proyectos y gestiones minuto a minuto