"COLOMBIA DE FAST TRACK EN FAST TRACK" Por el Jurista Athemay Sterling Acosta

Valora este artículo
(7 votos)
Por Athemay Sterling Acosta (1)
I
Un Nobel de Paz sin reconocer a Víctimas del terrorismo de Estado colombiano es ilegítimo y no vale, sólo lo es para él y su clase social; como bien lo expresó en su discurso en Oslo junto a quienes no nos representan a las Víctimas del terrorismo de Estado que seguimos siendo re victimizadas en un nuevo Genocidio Político, donde se fusiona el terrorismo de Estado (2) con el paramilitarismo. Esto lo calló Santos. Silencio que puede ser Confesión de Parte.
Santos sigue demostrando su doble moral y carácter de clase, pues sabe él muy bien, como nosotros, que la guerra fue Declarada contra el Pueblo por su clase social que él representa, existe no de hoy sino desde otrora.
Pues al omitir y excluir a miles de Víctimas del terrorismo de Estado está Santos y el Régimen Político corroborando que mantendrá privadas de su libertad a los Presos Políticos y de Conciencia, y que con el ESMAD como lo dijo atrás que lo utilizará contra la Población Civil y el Movimiento Popular que luchamos por los Derechos, la Vida Digna y la Paz con Justicia Social, pues será un preocupante hecho con amenaza presidencial en contradicción a los Postulados del Premio Nobel. Eso no es Paz. Es terrorismo de Estado.
Por eso Santos actúa así, con su posición de clase como victimario, pues utilizar desproporcionadamente al Esmad ya proscrito por la sociedad es querer seguir con la guerra contra la población civil indefensa y vulnerable.
Santos igualmente falsifica la historia y la realidad colombiana, pues el real responsable y determinador del Conflicto Colombiano, que no sólo es Armado, sino Social y Político, es el conjunto de todo el Bloque burgués, terrateniente, militar, mafioso y paramilitar de donde él proviene; y hoy sigue representándolo en su esencia y contradicciones interburguesas.
Santos y la Unidad Nacional no han sido capaces, o no han querido, o no los dejan, o no pueden, o les da miedo, o no tienen voluntad política para desarticular la estructura del paramilitarismo que responde a la Doctrina yankee de Seguridad Nacional, hoy Doctrina Damasco, soporte del terrorismo de Estado.
Cuyos agentes y Sujetos Activos criminales de dentro y fuera del Estado han generado la mayor catástrofe humanitaria de la Historia Colombiana, ejemplo claro es el Genocidio Político perpetrado contra nosotros la Unión Patriótica, en un creciente y martirizado hecho sistemático, que Santos y el Fiscal niegan hoy cuando se reinicia este nuevo Genocidio Político contra nosotros los Abogados, Activistas y Organizaciones Defensoras de los Derechos Humanos y del Acuerdo Final de Paz para que se Implemente tal como se acordó en la Firma Final tanto en la Habana, en Cartagena y el Teatro Colón en Bogotá.
II
Recuerdo como Historiador que los liberales cuando con José Hilario López Presidente de la República elegido por el Congreso de la época en un Fast Track el 7 de marzo de 1849 por miedo a perder las Elecciones Populares, hoy igual se solicita, para resolver lo que la burguesía, los Gobiernos y el mismo Congreso no ha sido capaces de hacer en todas las Legislaturas. Quiere decir que la Presión Popular obliga hoy al Estado y a su Régimen Político a hacer pronto con la Implementación del Acuerdo Final de Paz lo que nunca antes ellos han hecho.
Fast Track utilizado en la época del medio siglo XIX por miedo al avance político de lo que sería posteriormente el conservatismo, cuando en Cali este sector social atrasado culturalmente, lo único cultural que existía era lo que salía de los Franciscanos, ahí frente a la hoy Gobernación del Valle, pero era a la vez avanzado sector social ladrón de ejidos y comercialmente negociante de esclavos y mercaderías entre Buenaventura, Dagua, Paso del Comercio, Juanchito, Santander de Quilichao, Cartago, Quibdó y Honda, clases y sectores sociales dominantes que se configuraban como tal y que dominaban ya el territorio total desde Santander de Quilichao hasta Cartago y parte del Chocó, en medio de las contradicciones a resolver en dos frentes:
1) Con los esclavistas de Popayán, Ciudad de élite religiosa y culta única con Universidad y Abogados que no tenía Cali, cuyo único centro educativo era el Colegio de Santa Librada, ubicado en el antiguo Convento de San Agustín de Cali, en honor a Librada la Santa de Portugal, pía en honor a las mujeres mal casadas, fundado el 29 de enero de 1823, Colegio que inició con sólo 27 estudiantes y con el Rector doctor en Derecho y payanés Mariano del Campo Larraondo (sin la H de hoy) postulado y nombrado desde Popayán, mientras en la Ciudad de Pubenza era mayor el número de Conventos y Seminarios, con Universidad emérita cuna de Presidentes de Colombia.
y 2) Con los efectos de la lucha social y política desde 19 de julio de 1821 de la Ley de Manumisión o Ley de Vientres, de 30 años atrás forzada por la lucha campesina y rural de la unidad cimarrona, indígena y palenquera que aún seguía en ese entonces, con influencia jurisprudencial de la precursora y tramposa Constitución de Cartagena de 1812 usada por Pablo Morillo para enrolar y reclutar esquiroles contra la Independencia, hoy existe en ese honor hasta una Canción muy bella llamada "Rebelión No le pegue a la Negra" cantada por Joe Arroyo: lucha popular por la Paz con Justicia Social que hoy continúa como movimiento social, campesino, popular, étnico y político por los Derechos y reivindicaciones nuestras aún sin resolver en el Sur Occidente colombiano.
Y que desde 1999 continuamos este batallar patriótico y libertario en su homenaje cuando en grandes luchas políticas, sociales, reivindicativas de masas en campos, poblaciones, caminos y carreteras de esta parte de Colombia nos constituímos en el Proceso de Unidad Popular del Sur Occidente Colombiano PUPSOC, lucha en la que participé activamente y ahora escribo esta nota como Historiador y partícipe directo de la lucha popular por una Nueva Colombia, indicando la historia no contada por el oficialismo y clases dominantes en Colombia, escribo para ir esclareciendo la Verdad Histórica como se hará y lo hacemos siempre de forma militante en cumplimiento del Acuerdo Final de Paz.
III
Todo esto ocurre pues la primera Independencia de Colombia del 7 de agosto de 1819 no resolvió el conflicto esclavista, por un lado; y por el otro, no devolvió las tierras a los despojados, sino que militares y las élites se iniciaron como terratenientes, luego como capitalistas deformados y dependientes, hasta hoy que se creen destinados por la providencia dizque a ser los únicos Gobernantes; hasta cuando le surgen contradictores del pueblo e inician violencias contra nosotros; violencias ya muy ingratamente conocidas en Colombia para ellos seguir en el poder. Esa es la historia de la lucha de clases en Colombia que debe enseñarse en la Cátedra Pedagogía de Paz en las Instituciones Educativas de todo nivel en Colombia al tenor del 41 Constitucional y del Acuerdo Final de Paz.
Toda una tragedia que no se resuelve con el Premio Nobel a Santos, aunque este hecho puede servir de chispa detonante para que Santos entienda la necesidad no sólo de implementar el Acuerdo Final Especial y Humanitario de Paz firmado con las Farc Ep que surgieron apenas en 1964, mientras el Conflicto, la guerra contra el Pueblo ya había sido declarada por esta oligarquía colombiana de mucho tiempo atrás en un hilo conductor jurisprudencial de sendos Fast Track para resolver en Iuris las contradicciones, y resolver las causas estructurales que dieron origen al Conflicto a resolver, pues si no lo hace seguiríamos igual. Y ese no es el anhelo nacional. Es la Paz con Justicia Social, que debe ser Estable y Duradera, como se acordó. Premio Nobel que le encienda la chispa para replantear su rumbo y buscar nuevos consensos en un Acuerdo Nacional y Gobierno de Transición Democrática para hacer realidad lo logrado en el Acuerdo Final de Paz, pues si no lo hace, pues andaríamos siempre de Fast Track en Fast Track.
Cuando un Estado y su Régimen Político debe recurrir siempre al Fast Track para resolver lo no actuado, significa sintomáticamente su incapacidad, y en el caso de hoy su incapacidad para lograr la Equidad Social y respeto a los Derechos Universales agredidos por el mismo Estado y los sectores más reaccionarios del poder político que usan la guerra y el fascismo para su usufructo.
III
Planteo esto al Presidente Colombiano Juan Manuel Santos y a esta oligarquía, también a la sociedad y a mis colegas y estudiantes en el Movimiento Universitario por la Paz con Justicia Social, para que entienda Santos, y no siga diciendo que está feliz porque ya las Farc no existen más, y ya así se acabó este conflicto social, pues esa no es la contradicción central a resolver en Colombia: que entienda él y la sociedad colombiana que en esta etapa histórica estamos, no entre la espada y la pared, sino en la contradicción central, o disyuntiva dicen otros, de seguir viviendo en guerra con injusticia social o en buscar la Paz sin armas pero con Justicia Social, y no desviar la atención entre si hay o no hay Farc.
Pues las Farc ya son patrimonio de la historia política colombiana y del Movimiento Popular. Este importante movimiento con su vasta influencia en Colombia entera continuará existiendo para aportar transformaciones integrales y estructurales desde la arena política pública, con la palabra no como arma sino como pedagogía y nueva política de persuasión para convertir la inconformidad y rebeldía popular en conciencia política por una Nueva Colombia, como consecuencia del Mandato del Acuerdo Humanitario Especial y Final de Paz firmado con ella para finiquitar la guerra.
Como forma de resolver los conflictos y abrir camino institucional y estructural hacia la Paz con Justicia Social, o como dice el Acuerdo: Hacia una Paz Estable y Duradera, o como planteamos desde la Academia y del Derecho Público Internacional Contemporáneo y Alternativo: Luchar por los Derechos - Humanos y de los Pueblos - es luchar también por la Paz con Justicia Social y la Vida Digna para que logremos en este actuar social, cultural y político la Reconciliación de la Nación Colombiana y la Reconstrucción del País para que haya una Nueva Colombia donde podamos vivir ejerciendo a cabalidad los Derechos Universales en esta etapa de la Historia mundial de los Pueblos.
IV
En este contexto de pretender establecer los hilos conductores de la historia de la vida política y militar colombiana sigo indicando que:
a) ahora en 1849, en interregno de la Revolución del Medio Siglo "eligieron" en el Congreso, como ya lo dije, en un Fast Track el 7 de marzo de 1849 a José Hilario López, quien con la concepción liberal que se abría paso torrentoso con gran influencia capitalista inglesa, hay que recordar que la Libra Esterlina fue moneda de libre circulación en Colombia, se generó aguda lucha de clases que finiquitó en cambios económicos y jurídicos expresados en la Constitución Liberal o Constitución de Río Negro o Constitución Radical Librecambista de 1863, precursora de la Constitución neoliberal colombiana de 1991, que reemplazó a la otra reaccionaria de 1886 Carta Constitucional que agudizó la inequidad y la violencia estatal contra todo vestigio liberal y comunista, sindical y popular, como cuando en 1928 un 6 de diciembre en el Gobierno godo de Miguel Abadía Méndez con el ejército indigno de la época perpetraron la conocida masacre de las bananeras, ya en un País y Gobiernos colombianos sumisos a los EEUU.
b) Este Presidente liberal José Hilario López designado en el Fast Track de 1849 como el neoliberal reelegido Juan Manuel Santos, que no me representa, ambos coinciden en la forma y esencia de Clase, según las necesidades políticas y económicas de cada momento histórico, comedias o tragedias:
b1) José Hilario López a aceptar las imposiciones capitalistas del momento y a resolver una lastra esclavista, en una economía feudal que sucumbía ante el empuje capitalista que necesitaba mano de obra que no fuera antieconómica como la esclava, contradicción resuelta en otro Fast Track realizado para soportar luego la Ley de Abolición de la esclavitud el 21 de julio de 1851, llamada también Ley de Manumisión, la que entró en vigencia el 01 de Enero de 1852, Acto Jurídico y Político a la vez utilizado por los liberales en jolgorios, fiestas, carnavales para hacer creer la magnanimidad liberal;
b2) igual como lo hace hoy el Presidente Juan Manuel Santos al indicar entre su clase y aduladores de oficio, que él es desde el 7 de agosto de 2010 el único portador de la llave de la Paz en Colombia, que él es el hombre de la Paz: pero eso no es así, él miente y hace demagogia con una coyuntura política de Paz como lo hizo su antecesor José Hilario López en 1851 con coyuntura de la Abolición de la esclavitud dique como un favor liberal.
V
Pues la propuesta nuestra, quienes hemos sufrido y somos víctimas del terrorismo de Estado desde décadas antes de este Gobierno somos y hemos venido luchando todo el Movimiento Popular por la Solución Política y no la armada a este conflicto social, político y armado en proceso de resolverse, y que Santos hoy por necesidad económica y política, requiere él en representación del capital financiero nacional y transnacional lograr mayor rotación de ese capital financiero nacional y transnacional, y también sostener a su clase y sectores sociales en el Poder sumiso al imperialismo y transnacionales.
Por eso él pretende cambiar la ecuación política y mediática, aspirando, en medio de las contradicciones en su Bloque de Poder, usar con pragmatismo calculado para separar lo que el Pueblo tenemos claro como Paz con Justicia Social, con el concepto de creer o necesitar él con su clase y sectores sociales en el Poder que la Paz es sólo "no guerra", que es una aspiración también nuestra: decimos también nunca más a la guerra para resolver las contradicciones, como dijo Manuel Marulanda Vélez " Colombia no está predestinada fatalmente a vivir en guerra", sino a buscar entre todos la Reconciliación entre los colombianos y la Reconstrucción del País.
VI
Como epílogo anunciado anteriormente en este escrito manifiesto con sincera conciencia de luchador popular, como víctima del terrorismo de Estado, Académico e Investigador que :
La contradicción central en esta coyuntura histórica es: o seguir viviendo en guerra con injusticia social o en buscar la Paz sin armas pero con Justicia Social.
Ya lo había indicado hace un tiempo en las Universidades, en el Movimiento Popular, en el CPDH, entre nosotros los Comunistas, en DPDH, en ANDAS y en el Grupo Científico Universitario y Popular de Investigación Palenque, expresado claramente en el Programa de Gobierno que presenté en 2011 para ser Gobernador del Valle del Cauca, ahí y en la campaña electoral planteé todo esto aquí dicho con sumo respeto y seguridad política, histórica y jurídica incontrovertible. Programa y Candidatura de una alta votación nunca antes lograda por un Comunista y Académico alguno a una Gobernación.
Athemay Sterling Acosta
Víctima del terrorismo de Estado, Abogado Comunista Defensor de los Derechos en CPDH, ANDAS, DPDH, PALENQUE, Consejero de Paz, Historiador, Filósofo, Director Grupo de Investigación Palenque

 

Visto 743 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Escúcheme aquí

En

Vivo!

No se pierda nuestro programa todos lo Jueves a las 10:30 am
Esperamos sus opiniones y denuncias. Aquí

Recorriendo

Colombia

Cerca al ciudadano, recorriendo palmo a plamo nuestro País, para dar a conocer sus derechos
 

En las Redes

Sociales

Conectate con nosotros y sigue nuestros proyectos y gestiones minuto a minuto