Super User

Super User


Notice: Undefined property: JObject::$description in /home2/frenteam/public_html/components/com_k2/templates/default/user.php on line 59

Desde que las Partes expresaron equivocadamente con sus firmas desconocer lo que primariamente se había acordado de caracterizar como ACUERDO ESPECIAL HUMANITARIO DE PAZ [están en deuda indicarnos y/o explicarnos este error con su respectiva autocrítica], al Acuerdo General por el Fin del Conflicto hacia una Paz Estable y Duradera, estas mismas Partes firmantes debilitaron el Acuerdo, error muy bien utilizado por los enemigos de la Paz dizque para hacerlos trizas, y de la otra Parte Firmante no poder ganar en Derecho lo perdido en la exequibilidad condicionada de la CC, situación a espera que en el marco de la Convención de Viena se subsane en el Derecho Internacional Público de los Tratados y de los mismos Derechos Universales Humanos y de los Pueblos para bien de la Patria.

También en este momento es muy preocupante la exequibilidad condicionada de la CC junto al Acuerdo e imposición aberrante desde el Congreso de la República de Colombia contra las Víctimas, contra nosotras y nosotros los Abogados Defensores de DDHH para actuar por hallar la Verdad Histórica, y que no sea extrajudicial, concretar la Reparación Integral, ejercer por y en la Justicia Especial y crear condiciones integrales para la no Repetición de los Crímenes perpetrados por el terrorismo de Estado y el paramilitarismo en cabeza de los Presidentes colombianos en el Conflicto que se pretende aún resolver políticamente y no mediante las armas.

https://voces.com.co/fbi-demostro-que-alvaro-uribe-tiene-nexos-con-los-paramilitares/

Y aunque por no ser nosotros combatientes, sino población civil, en este Conflicto, valoramos el Armisticio acordado entre el Gobierno y las FARC EP, hoy Partido Político Legal como Farc. Pues Armisticio no es Paz completa ni Paz con Justicia Social como manifiesto en 

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/699-paz-completa-con-justicia-social-es-diferente-a-armisticio-completo

Pero desconocemos esa antijurídica e ilegítima postura legislativa que agrede todos nuestros Derechos como Abogados Defensores de los Derechos Universales Humanos y de los Pueblos y traslada en declaración de guerra desde el Estado la Ley Penal contrainsurgente vigente contra nosotros, contra las víctimas y contra la población civil que ejercemos la protesta social por nuestros Derechos todos vulnerados por el Estado quien aspira otra guerra en el genocidio político incontrovertible, notorio y público, incumpliendo el Estado lo firmado por las Partes en este Armisticio, que no es la Paz con Justicia Social. Que analistas le llaman "Paz traicionada" 

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/705-¿paz-traicionada-o-paz-con-justicia-social-para-realmente-vencer?

E igualmente nos apartamos en estricto Derecho del acápite y despropósito jurídico de convertir a la Verdad como "algo" extrajudicial, pues en ese exabrupto y en la exequibilidad condicionada a favor de éllos y de terceros se quieren soportar los expresidentes para legalizar su criminalidad conocida, no juzgada, no reparada, su equivocada exclusión de la Justicia para que se les perdone y olvide su actuar similar o peor al nazismo, al falangismo y nazismo que hoy aún se persiguen. 

Recuérdese que el Conflicto Colombiano se configuró desde 1920 y materializó su Génesis Histórica el 16 de Diciembre de 1928, ya casi un siglo, tiempo mayor que el dominio nazi, verdad histórica por resignificar en Colombia.

Y mucho peor cuando para el Estado Colombiano en cabeza de sus Presidentes era y sigue siendo lícito en este Genocidio Político matar comunistas como indico en esta otra Denuncia, de tántas instauradas, pero ignoradas por la llamada Justicia Colombiana, y también cómplice. 

Lea a continuación está escabrosa conducta del terrorismo de Estado colombiano contra nosotros: 

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/567-el-estado-colombiano-a-través-del-das-y-ffmm-instruyó-que-matar-comunistas-es-lícito

Esta oligarquía empotrada en las instituciones además  de utilizar al Legislativo como arma de guerra contra quienes como Abogados, quienes somos los reales Representantes Judiciales por defensa de nuestros Derechos y de las Víctimas; y que aunque desdentó a la Jurisdicción Especial para la Paz JEP, indico en mi Derecho incólume para actuar: que ante pretéritas Denuncias Judiciales ya instauradas, y que nunca hemos desistido, y hoy ante esta situación concreta donde juntos el Ejecutivo, Legislativo y Poder Judicial de Colombia en vez de darnos protección nos da agresión, para nosotros es y será prevalente el Estatuto de Roma y la Convención de Viena.

Estatuto de Roma con la CPI, su Órgano Competente subsidiario, que Álvaro Uribe Vélez Presidente temerario y Actor/Determinante Criminal de Crímenes tipificados en el Estatuto de Roma, en su tiempo le dilató la jurisdicción, competencia y aplicación en Colombia a través de una Cláusula tramposa e ilegítima en provecho propio, aunque con ropaje legal, para excluir a esta Corte Penal Internacional de 2002 a 2009.

Razones éstas con toda la juridicidad otrora manifestada por el suscrito y otros Juristas y Organizaciones Defensoras de DDHH son suficientes para que subsidiariamente  la CPI  aboque y avoque Acción Penal contra los expresidentes de la República de Colombia quienes sin excepción han sido responsables, sujetos activos criminales intra y extraneux a la vez.

http://fezlox649.blogspot.com.co/2017/11/para-la-jep-militares-me-torturaron.html?m=1

Esta postura nuestra fortalece la concreción de la Verdad Histórica y Jurídica para evitar la impunidad propiciada desde el Estado contra la Sociedad y contra la Majestad de la Humanidad entera, y dá fortaleza para que el anhelo nacional e internacional sea real demiurgo de la Paz con Justicia Social por Conquistar.

Como la Justicia Interna colombiana no ha sido capaz, pero sí ha omitido su deber, ni ha querido, no ha actuado o no la han dejado, por un lado; y además la JEP ya limitada, aunque así mal acordado, se queda corta frente a la altísima criminalidad perpetrada y determinada criminalmente desde y por Presidentes de la República de Colombia, y por ser éstos donde está depositada lo rector del terrorismo de Estado y de su política de Estatal paramilitar, será la CPI con nosotros quienes accionemos lo que la JEP y la Justicia Interna Colombiana no quieren, pues así mal acordaron, en su infrajuridicidad y nefasta incompetencia hoy con  exequibilidad condicionada. 

Será la Fiscal de la CPI y la propia CPI quienes resuelvan este nudo, y además nos dé la protección debida ante sinúmero de muertes violentas contra líderes sociales, contra exguerrilleros en reincorporación demorada, amenazas y agresión sistemática contra Defensores de Derechos Humanos que nos tiene en este momento en peligro inminente hacia daños irreparables, irreversibles e irremediables contra el bien jurídico protegido de la vida, honra, bienes, contra el ejercicio de nuestra profesión Jurídica como Abogados Defensores y Activistas de DDHH, contra la sociedad y en contra la Democracia.

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/710-a-colombia-y-a-cpi

No puede existir de nuestra parte silencio cómplice ante esta criminalidad de Agentes del Estado y de sus Presidentes tipificada en el Estatuto de Roma, por eso acudimos en urgencia Jurídica Internacional para preservar los Derechos, la Democracia, la Paz con Justicia Social y la fiel Implementación del Acuerdo que yo sigo caracterizando como Acuerdo Especial Humanitario de Paz, y no simplemente "Acuerdo Final" que desnaturaliza su génesis acordada.

Defender nuestra postura Jurídica es defender los Derechos, Conquistar la Vida Digna, fortalecer la implementación del Acuerdo Final de Paz en lo que respecta al ejercicio de los Derechos de toda la Población Colombiana: pues propender nosotros los Abogados, Organizaciones y Activistas Defensores por los Derechos es luchar de verdad para conquistar la Paz completa de verdad, es decir, la Paz con Justicia Social.

Todo con la salvedad respecto a la responsabilidad Penal, Política y Estatal de los ex Presidentes de Colombia, todos sin excepción, que están inmersos sin exclusión alguna como Determinadores y Sujetos Activos Criminales de Lesa Majestad donde no tienen perdón ni olvido, pues para nosotros en estricto Derecho Contemporáneo Alternativo éllos son responsables directos como Jefes de Estado y Comandantes en Jefe de las FFAA los mayores actores victimarios en este Régimen Presidencialista colombiano ya en la mira de la CPI.

Régimen presidencialista antidemocrático de terrorismo de Estado bien explicado en el Libro "El Poder Presidencialista en Colombia" escrito por nuestro Maestro, Jurista, Abogado Defensor de DDHH, Ex Canciller, Doctrinante Alfredo Vásquez Carrizosa, quien fuera también nuestro Constituyente por la Unión Patriótica en 1991, lo fue por ser un gran demócrata, a pesar de ser un ilustre Conservador Colombiano, a quien en su honor reivindico mi opinión Jurídica y Política por una Nueva Colombia aquí y otrora ya expuesta aquí y en innumerables documentos jurídicos.

Athemay Sterling
Abogado Defensor de DDHH
Víctima del terrorismo de Estado, 

https://t.co/JjxKjzUV11

 

Señor: 


ANTONIO GUTERREZ 

SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS 

Nueva York, USA. 


Apreciado Señor Secretario General: 

Transmito a Usted el saludo afectuoso de nuestro partido político FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN, nacido del desarrollo de los Acuerdos de La Habana, suscritos entre el gobierno colombiano y la antigua guerrilla de las FARC-EP, cuando ha transcurrido casi el año completo de su protocolización final en el Teatro Colón de Bogotá. 

Mi propósito al dirigirme personalmente a usted, es el de poner de presente ya no nuestra preocupación, sino nuestra más encendida alarma por la forma como el Estado colombiano actúa en materia de la implementación de los Acuerdos referidos. Como es de su conocimiento, el señor Jeffrey Feltman, su Secretario Adjunto para Asuntos Políticos, recién terminó su visita a Colombia, en donde pudo constatar personalmente el incumplimiento estatal de lo acordado. 

En el acto en el que cerró su visita a nuestro país, el señor Feltman advirtió sobre la preocupación de la ONU por tres cuestiones claves, que son el estado de la reincorporación de los miembros de las FARC, la situación de seguridad en las antiguas zonas de conflicto y las incertidumbres legales para los miembros de las FARC, como resultado de las demoras en la aprobación de legislación clave en materia de participación política, así como por la revisión judicial en curso. 

Seguramente el señor Feltman informará detalladamente a Usted al respecto, por lo que me centraré de manera exclusiva en la última preocupación expresada, ya que en la noche anterior al cierre de su visita a Colombia, se produjo la sentencia C-17 de 2017 de la Corte Constitucional, que declaró exequible el acto Legislativo 001 de 2017 que creó el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, y la misma noche del acto mencionado, el Senado de la República aprobó varios artículos del proyecto de ley estatutaria sobre la Jurisdicción Especial de Paz, que en su conjunto constituyen abiertas violaciones al Acuerdo Final, de las cuales el señor Feltman no pudo enterarse a profundidad, y que ahora paso a exponerle de modo resumido: 

Si bien la sentencia de la Corte Constitucional de Colombia declara conforme a la Constitución del país el Sistema Integral mencionado, a su vez adopta resoluciones que modifican en su esencia puntos clave del Acuerdo Final: 

La Jurisdicción Especial para la Paz fue concebida y adoptada en los Acuerdos, como un sistema de justicia de carácter excepcional y transitorio, mediante el cual se buscaba no sólo la terminación del conflicto, sino además el fin de la impunidad que ha caracterizado el sistema de justicia tradicional en Colombia. De allí que se consagró su absoluta independencia de la justicia ordinaria. 

La sentencia referida de la Corte elimina tal independencia, e incluso subordina la JEP a las decisiones de los jueces constitucionales y ordinarios, con lo que mata su carácter esencial. Eso se hace ostensible en materia de lo decidido en cuestión de conflictos de competencia, fallos de tutelas y régimen disciplinario de los magistrados integrantes de la Jurisdicción Especial. 

En respeto a la Constitución Nacional, el Acuerdo de La Habana acogió el fuero de juzgamiento para los Presidentes de la República, pero ahora la Corte extendió tal fuero al juzgamiento de los agentes del Estado civiles, o sea a ministros, congresistas, fiscales, procuradores, y gobernadores, creando un cuerpo de intocables para la justicia, dentro de los cuales incluyó a los terceros responsables por graves crímenes, quienes no podrán ser llamados a responder por sus hechos ante la JEP. 

Es claro así, que una jurisdicción que tenía por objeto el juzgamiento de los crímenes más graves cometidos por todos los involucrados directa o indirectamente en el conflicto, ahora quedó reservada para el juzgamiento exclusivo de los ex combatientes de las FARC-EP, lo cual evidencia una manifiesta violación de lo que se pactó entre las partes, poniendo de pr

esente el desprecio absoluto por las víctimas de los crímenes atribuibles a los ahora aforados por la Corte. 

Si bien es cierto que el fallo de la Corte habilita en términos generales la participación política de los excombatientes, introduce una serie de condicionalidades no previstas en el Acuerdo Final, cuyo incumplimiento en el fortuito caso de producirse, daría lugar a la pérdida de tratamientos especiales, beneficios, renuncias, derechos y garantías, según el caso. 

Conviene alertar acerca de que los derechos y garantías, en cualquier régimen jurídico del mundo, nacen de disposiciones constitucionales y legales, y por tanto no pueden ser eliminados sino por normas de tal categoría, en ningún caso por decisiones judiciales. La extradición para ex combatientes de FARC fue expresamente prohibida por un Acto Legislativo declarado exequible y es por tanto un derecho, una garantía que no puede ser eventualmente revertida por los jueces, como quedó peligrosamente establecido entre líneas en el fallo de la Corte. 

Quisiera poner de presente al señor Secretario General, que mediante el Acto Legislativo 02 de 2017, declarado exequible por la misma Corte Constitucional, todas las autoridades e instituciones del Estado quedaron obligadas a cumplir fielmente con el contenido de los acuerdos de paz, lo cual asombrosamente pasa a ser desconocido por la misma Corte Constitucional en su reciente fallo. 

Todavía más sorprendente en sentido negativo, lo votado por el Senado de la República en la noche del 15 de noviembre en materia de la ley estatutaria sobre la Jurisdicción Especial para la Paz. Es de observar que la JEP ya hace parte de la Constitución Nacional por obra del acto legislativo 02 de 2017, declarado exequible por el mencionado fallo de la Corte. Lo que corresponde al Congreso colombiano es expedir la ley estatutaria que reglamente lo que él mismo elevó a norma constitucional, en concordancia con lo que se pactó en el Acuerdo Final de Paz. 

Pero abusando ostensiblemente de su misión, el Senado colombiano ha procedido a pervertir lo aprobado en La Habana y en el Acto Legislativo. En estos se contempló un procedimiento para la escogencia de los magistrados que integrarían la JEP, para cuya designación el cuerpo internacional de altísimas calidades que se integró, debía tener en cuenta que los candidatos cumplieran con los mismos requisitos para ser magistrados de las altas cortes colombianas. 

Realizada la escogencia, y faltando sólo la posesión de los escogidos, el Senado colombiano introdujo una serie de inhabilidades e incompatibilidades para ser magistrado de la JEP, como que no podrán serlo quienes en ejercicio de su actividad como defensores de derechos humanos hayan actuado judicialmente alguna vez contra el Estado, lo cual revela la intención premeditada de impedir la posesión de la mayoría de los designados, en un acto que únicamente empata con la intención de que sólo puedan ser magistrados los defensores de la impunidad estatal. 

Del mismo modo, encubriéndose en la limitada participación en política de los ex combatientes de las FARC, el Senado aprueba que los políticos de los partidos tradicionales condenados judicialmente por vinculaciones con grupos paramilitares de asesinos, podrán aspirar libremente al ejercicio político y por ende presentarse como candidatos a corporaciones públicas y luego posesionarse, en una consagración infame de desconcertante impunidad. 

Por cuestiones físicas de tiempo, de los anteriores hechos, producidos en apenas veinticuatro horas en nuestro país, no alcanzó a apersonarse su Secretario Adjunto para Asuntos Políticos, pese a su interés en dejar constancia de las preocupaciones de la ONU por la forma como se viene implementando El Acuerdo Final. Al enterarlo directamente a Usted de la gravedad de lo ocurrido, invocamos la intervención de las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, en analogía de lo expresado por el señor Feltman en cuanto a nuestra participación política: 

“El no cumplir con este compromiso esencial, después de la entrega de las armas, tendría repercusiones muy graves para el proceso y no sería entendido ni aceptado por la comunidad internacional”. 


Del señor Secretario General, 

RODRIGO LONDOÑO ECHEVERRY (Timoleón Jiménez) 
Presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC)

http://fezlox649.blogspot.com.co/2017/11/carta-de-rodrigo-londono-presidente-de.html?m=1

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos – CPDH, rechaza de manera categórica los acontecimientos que se vienen presentando desde la institucionalidad del Estado Colombiano, frente a los reiterados incumplimientos en la implementación del Acuerdo de Paz alcanzado con la guerrilla de las FARC – EP, en La Habana, Cuba.

El proceso de revisión del Acto Legislativo 01 del 2017 realizada por la Corte Constitucional, limitó el desarrollo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), generando de esta manera, la prolongación de impunidad, la cual ha imperado en casi todas las instituciones del país durante décadas.

Entre las decisiones tomadas por la Corte, nos preocupa particularmente, el obstaculizar la justicia en casos que involucren a agentes civiles del Estado y terceros, pues puede generar una situación en contravía de la verdad, la justicia, la no repetición y la reparación para las víctimas de los hechos cometidos por estos actores.

Teniendo en cuenta que la JEP fue concebida para juzgar y sancionar sobre todos aquellos crímenes que se han quedado en la total impunidad, es inaceptable que el sometimiento a esta jurisdicción sea voluntario para las personas y empresas responsables de la financiación de grupos armados.

Considerando que existe un déficit de justicia desproporcionado en relación con estos delitos, que limitando la posibilidad de que se conozcan por la JEP, implicaría continuar con el mismo ciclo de impunidad que históricamente ha impedido que se logre una paz genuina en Colombia.

De esta manera, señalamos que la decisión tomada por la Corte, conduce a un incumplimiento con las obligaciones internacionales del Estado colombiano de investigar, juzgar y sancionar a los responsables de los crímenes más graves, en este caso, los relacionados con el conflicto armado del país.

Asimismo, rechazamos las proposiciones aprobadas en la Ley Estatutaria que reglamenta la JEP por parte del Senado de la República, pues manifiesta una intención de volver “trizas” el Acuerdo de Paz y ratifica el estado de degradación que ostenta esta institución.

Específicamente, condenamos la estigmatización en contra de los defensores de Derechos Humanos, que se ve reflejada en la decisión de inhabilitar a los magistrados de la JEP que hayan gestionado o representado intereses privados en contra del Estado, en materia de reclamaciones por violaciones a los DD.HH.

Impedir que estas personas se posesionen en los cargos del Tribunal y en las Salas definidas para la JEP, no solamente sería inconstitucional, sino que desmembraría esta jurisdicción y su propósito de decidir sobre casos que constituyen graves violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario.

Desde el Comité, invitamos a todos los sectores de nuestra sociedad y a la comunidad internacional, quienes hemos defendido el Acuerdo de Paz, a exigirle al Estado Colombiano el respeto por la implementación de lo acordado en La Habana, lo cual fue posteriormente ratificado por el mismo Congreso.

Asimismo, hacemos un llamado a las instituciones y agencias de cooperación internacional; y a los países garantes que han estado acompañando este proceso, a manifestarse en contra de esta paupérrima y muy acomodada implementación, que lejos de avanzar en un proceso de reconciliación nacional, se manifiesta con el asesinato de líderes sociales, persecución en contra de defensores y una clara intención de vulnerar los derechos de las víctimas.

No podemos permitir el avance de la extrema derecha colombiana que le teme a la verdad y busca mantener su poder, frenando el proceso y anhelo de millones de víctimas y ciudadanos, por cerrar el conflicto que por más de 50 años ha desangrado a nuestra nación.

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos – CPDH

¡Comprometidos con la Implementación de los Acuerdos y la Paz para nuestro país!

http://fezlox649.blogspot.com.co/2017/11/cpdh-exigimos-cumplimiento-y-fiel.html?m=1

C/113 # 7-21 Torre A Piso 11

Bogotá, Colombia
 
 

 

Viernes, 17 Noviembre 2017 18:36

"A COLOMBIA Y A CPI"


Ante postura nazi del Congreso Colombiano frente a nosotros los Abogados Defensores DDHH indico:

-RECHAZO al Congreso por ilegal e ilegítimo en su decidir

-CARACTERIZO la postura de miembros del Legislativo colombiano por acción, y a Funcionarios del Gobierno por  y omisión, con con su peligrosa y velada condena de muerte en este Genocidio político que sufrimos

-Nos declaramos en ESTADO DE ALERTA NACIONAL

-Nada le solicito a este ilegítimo Régimen Político pues es él quien nos agrede

-Será la Justicia Internacional quien inicie Acción Penal contra quienes desde el Estado Colombiano y fuera de él quien nos vulnera Derechos y coloca en peligro inminente para perder nuestras vidas y no poder ejercer nuestra lícita, humanitaria y Jurídica Profesión

-Convoco a la más amplia movilización nacional en defensa del Acuerdo Especial Humanitario de Paz y de los Derechos.

Athemay Sterling 
Abogado Defensor de DDHH
Víctima del terrorismo de Estado

https://t.co/78EAKrcj6t

 


NUNCA APOYO CERRAR LA DEMOCRACIA COMO CONSENSUAN JOSÉ OBDULIO GAVIRIA DEL CENTRO DEMOCRÁTICO CON JAIRO ESTRADA DE VOCES DE PAZ

Por Athemay Sterling Acosta 
Santander de Quilichao, Zona de Circunscripción Especial Electoral de Paz, noviembre de 2017

"LISTAS CERRADAS  ELECTORALES" ni son modernas, tampoco democráticas, son gérmenes de otra guerra, de más violencia y clara vulneración de Derechos.

Colombia ya vivió ese atroz proceder de la "democracia del violento tridente usado por pájaros, chulavitas" y frentenacionalistas con Listas Cerradas que hoy los más guerreristas quieren imponer en un Congreso corrupto y de guerra, con careta de la Paz ya traicionada.

Ya lo planteé hace poco, pero el pragmatismo autoritario de la "orden o muerte" que usaba Hitler les quedó enano a políticos de la coerción y nó de la persuasión a quienes no les vale el sentir del Constituyente Originario, y eso es mal síntoma del devenir patrio, seguramente de otras guerras gestadas desde el "altar de la patria", ara de la corrupción, ara de la muerte e intrigas, ara del nepotismo, ara de la sumisión, ara de mercenarios del imperialismo y transnacionales.

Cerrar listas electorales es tenerle pánico al verdadero Constituyente Originario, es miedo a perder "poderío interno", es temor a perder privilegios que no tienen las "bases partidarias", es querer vivir en el feudalismo con reyes, reyezuelos, plebeyos, gente del común y campesinos.

Las Listas Cerradas dan poderes efímeros que rompen nuestros paradigmas para Reconstruir al País, para Reconciliar a la Nación, para construir un Estado de Nuevo Tipo en una Nueva Colombia donde sin límites impuestos podamos todos sin excepción ejercer los Derechos, es decir, lograr la Vida Digna en una Nueva Colombia. 
Lea por favor en:
http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/662-

Ahora lea y aprenda en:
http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/702-¡listas-cerradas-de-partidos-políticos-cerrados-cierran-la-democracia¡

Ahora vea y escuche el vídeo donde se funden en uno solo José Obdulio Gaviria del Centro Democrático uriboparamilitarista con Jairo Estrada de Voces de Paz, donde coinciden diabólicamente, para ya no sólo restringir sino cerrar la Democracia con el látigo del pseudopolítico gamonal del bolígrafo, y botar la llave de la apertura democrática.

https://youtu.be/uv9MDe5YBWk

¡Qué pesar para la Historia¡

https://youtu.be/uv9MDe5YBWk

https://youtu.be/uv9MDe5YBWk

Pues las "LISTAS CERRADAS  ELECTORALES" ni son modernas, tampoco democráticas.

Colombia ya vivió ese atroz proceder de "democracia del violento tridente usado por los pájaros" de la violencia.

Recuérdese que lo advertí en: 
http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/702-¡listas-cerradas-de-partidos-políticos-cerrados-cierran-la-democracia¡

Se nos quitó y cercenó a las Víctimas, [dizque centro del Acuerdo de paz], lo hacen desde el Congreso para perder como víctimas nuestro Derecho a elegir y ser elegido y no permitir el voto libre en las cabeceras municipales de las circunscripciones especiales electorales de Paz, y ahora desde ese mismo, mafioso y corrupto Congreso acuerdan estos afines y pretende en la médula acabar de colocarle otro cerrojo de oxidadas "listas cerradas electorales"
¡Qué criminal acción¡

Estrada cómo se le ocurre a usted compañero manifestar ese despropósito jurídico y torpeza pragmática en la política de élites del "poder vertical antidemocrático" superadas por la historia y por la pretérita eufemísticamente llamada modernidad de la violencia de la restricción de la Democracia que no queremos repetir.

Los partidos políticos son fuertes no por la "disciplina utilitarista sin teoría", del "escuche y cumpla", sino por el grado y nivel alto de su conciencia, del saber el por qué, el para qué, de la capacidad cultural para persuadir en el Ágora.

Y para convertir la rebeldía popular espontánea en conciencia revolucionaria, democrática para transformar la sociedad.

Ya el secretismo, la compartimentación innecesaria, el dominio unipersonal [ como cuando "El Coronel no tiene quien le escriba"], las purgas cuasinazis, los fusilamientos sin debido proceso a quien no obedezca, y la verticalidad de la guerra fracasada para Colombia, entre otros aspectos, no se puede ni se debe trasladar a la política sin armas como se acordó, aún en este régimen de democracia burguesa.

Athemay Sterling Acosta, Santander de Quilichao Zona de Circunscripción Especial Electoral de Paz

Video de prueba atroz:

Jueves, 16 Noviembre 2017 09:11

OJOS ESPARTANOS


Les quiero aún mirando

A audaces campesinas
Unas noches de fiebres

Otra de luces por nacer
Ayudé todos nasciturus
Cuyos dedos amarraba

Al suyo al mío al de ella
Con suspiros de amores
Volvimos a ser nuestros

Besando noches y luces
Fuiste enzafarranchada
Conmigo y así amamos.

   Por Athemay Sterling

 

 

 

Martes, 14 Noviembre 2017 08:29

"MI CAMARADA CARLINA"

I

Fue de otros siglos y también de éste
Su existencia y ser a la vez perduran
Sentí y ví todos sus eternos 29 años

II
Pecosa de senos baja sin límite en soltura
Maestra infinita de David hijo de Dominga
Afrontamos con él toda brutalidad estatal

III
Iba donde el buen hijo del león amurallado
Con ella reí siempre antes del alma nueva
Con otro David brioso íbamos al progreso

IV
Recuerdo cuando en camino me abrazaba
Igual yo le contaba pecas en su espalda
Carlina así contaba sus pasos monte arriba

V
Listos camaradas veían enfarallonados
Y esperaban con él nuestros respiros
Con ansia enzafarranchada allá erguido

VI
Vivió siempre en libertaria tierra de oro
Desplazada y clandestina a la sultana
Con sus tres retoños dejó cada gemido

VII
Pero todos con élla vivieron sin olvido
Hoy la tenemos ejemplar de batallares
Plena en toda clandestinidad partidaria

VIII
Enseñó letras entre Pueblos y luchares
Sufrió alegrías e injusticias élla guerreó
Hoy con élla y el sol vencimos la historia.

Por Athemay Sterling
Farallones andinos, Mayo de 2011

 

 

Viernes, 10 Noviembre 2017 09:31

¡CÓMO ME DUELE COMPAÑERA¡

De todo lado acuden a mi oficina de Abogado Defensor de DDHH, y también cuando en dulzura solidaria nos abrazamos como víctimas por doquier donde ando y muerdo terruños de flores y espinas por la Paz.

¡Cómo me duele compañera¡ saber por las mismas víctimas que ante victimarios de toda procedendencia en la martirizada Patria, y ante el desamparo de solidaridades perdidas, busquen éllas ayuda en mí, para en paradoja de la vida, ya felices al final todas entender que sólo lograremos ejercer nuestros Derechos siendo amantes libertarios, beduinos en infinitos amaneceres,  y nunca odiantes ante tántos victimarios que los hay en todas partes de estos hipócritas anocheceres.

Lloro y acompaño nuestros ya mutuos lamentos de huérfanos, viudas, viudos, de madres y padres que con amistades aún buscamos la esperanza como consuelo y reparación nacional mas no sólo integral. 

http://frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/462-de-víctima-a-revictimizado-por-el-terrorismo-de-estado-colombiano

¡Cómo me duele compañera¡ que aún haya medias Leyes todas inócuas y engañosas que se reciban como limosnas aceptadas que denigran más la historia y Derechos de los Pueblos. 

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/705-¿paz-traicionada-o-paz-con-justicia-social-para-realmente-vencer?

Lamentos y exigencia de Derechos que se traslada a Comisión de la Verdad, de Búsqueda de Personas Desaparecidas Forzadas y a la JEP para descubrir y saber de sus tumbas y vulneraciones, pues esta institucionalidad colombiana preñada de terrorismo de Estado y de paramilitarismo ¡sólo preña y le nace hijos muertos¡ que los calla y esconde para silenciar la conducta criminal de sus agentes.

Seguridad y felicidad total en un Estado de Nuevo Tipo, en medio de todo este océano de lágrimas con la inmensidad de tánta sangre de martirizada sociedad, me anima nuestra añorada esperanza por Reparación ya más Nacional que sola Integral, pues así este haz de conciencias libertarias aquí conmigo nos conmueve paradigmas por una Nueva Colombia. 

Pues estas Comisiones que apoyo y valoro en sus sanos propósitos junto al Tribunal Especial son apenas soles enteros para esta etapa coyuntural que esta Patria de pueblos acongojados esperamos en este mediano plazo desbrozar no quedándomos quietos en esta temporalidad iuris, sino abrirnos a la galaxia ínfinita de soles como testigos, que indiquen como nuestra guía para la acción para que por fin haya real Vida Digna, es decir, podamos ejercer todos los Derechos Universales conquistados y los otros ya nasciturus por seguir naciendo.

Es decir, ahí si: 

¡Siempre Venciendo¡ en el transformar entero.

¡Me duele el alma compañera¡ al encontrarme con lamentos llorosos de estas víctimas que como el suscrito seguimos esperando se reconstruya al Pais y se Reconcilie a la Nacion en la Patria Nueva con raíces Bolivarianas y Comuneras.

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/662-

¡Cómo me duele compañera¡

¡Pero que alegría en tu y en mi conciencia que en estos caminares beduinos seamos amantes libertarios¡

¡ Cómo me alegrás que seás en Común mi Novia de Nuevo Tipo¡

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/548-sí-a-la-paz-con-justicia-social-estable-y-duradera-sos-mi-novia-de-nuevo-tipo-athemay-sterling-acosta

Athemay Sterling Acosta, Víctima del terrorismo de Estado, Abogado Defensor de los Derechos tanto Humanos, de los Pueblos como de la Vida Ecoambiental. 

https://t.co/9ZFLKJfDwG https://t.co/JLrSVCcr5J

https://www.google.com.co/amp/www.semana.com/amp/yo-sobrevivi-a-la-masacre-de-tacueyo/76546#ampshare=http://www.semana.com/portada/articulo/yo-sobrevivi-masacre-tacueyo/76546-3

 

¿ PAZ TRAICIONADA O PAZ CON JUSTICIA SOCIAL PARA REALMENTE VENCER ?

Athemay Sterling          

En este escenario político de dificultades muy serias para la supervivencia legal y material del Acuerdo de Paz, [ Acuerdo EspecialHumanitario de Paz como lo caracterizo para vencer ], nos corresponde optar por la combinación del actuar político de masas nacional e Internacional, a nivel Estatal, Institucional y también fuera , sin soberbias ni vanguardismos para luchar unitarios en bloque de unidad y frente amplio popular, para así lograr la Paz Completa que es diferente a Armisticio como manifesto en este enlace, debemos debatir y definir: 

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/699-paz-completa-con-justicia-social-es-diferente-a-armisticio-completo 

1) con movilizaciones, sin cálculos electorales prevalentes, y sin renunciar a la actividad comicial, poder modificar con la acción de masas organizadas la correlación de fuerzas en lucha nacional por los Derechos Universales para toda la Nación Colombiana y no sólo por sectores aislados donde combinemos acertádamente  la lucha gremial y la política por y para acceder al Poder Político como garantía de ejercer los Derechos y no quedarnos en limitadas mesas y acuerdos con su ya anunciado, histórico y comprobado  incumplimiento en las Regiones y sectores por parte de los Gobiernos de turno. 

Pues hoy: 
Defender, preservar los Derechos Universales, Rescatar los perdidos y conquistar nuevos Derechos es el meollo y núcleo duro de real garantía para consolidar e implementar integralmente el Acuerdo Especial Humanitario de Paz normativa y realmente nacional y regionalmente.

2) y en íntima correlación con la presión internacional darle de verdad al Acuerdo su carácter de ACUERDO ESPECIAL HUMANITARIO DE PAZ tal como lo he explicado en pretéritos escritospolíticos para ser tenidos en cuenta en el marco del Derecho Internacional Público sobre los Derechos.

3) De igual manera con base a nuestra concepción del materialismo científico manifiesto necesario tener muy claro, 《ahora que marxistas soft que ni teóricamente han podido resolver la contradicción y/o relación entre el Ser y el Pensar, y peor,confunden》, que si bien es cierta la importancia de construir condiciones subjetivas de nuevo tipo para vencer, como es hacer prender en la conciencia social la Reconciliación de la Nación, élla no es posible en la realidad concreta de este momento históricocolombiano sólo llamándola a élla como único y aislado paradigma, si a la vez no hay la existencia material objetiva de donde élla se exprese como la Reconstrucción del País, de las Regiones y núcleos de convivencia, sintiendo real y materialmente que en verdad se está ganando el sí poder ejercer los Derechos Universales vulnerados de siglos atrás, tal como lomanifesté en el Documento Marco para el estudio de la filosofía y de la política que denominé "Reconstruir para Reconciliar es la tarea" que aquí anexo:

http://www.frenteampliopopular.org/index.php/layout-1/layout-2/layout-3/layout-4/style-2/style-4/style-6/columns--com-left-right/columns--left-com-right/columns--right-left-com/columns--right-com-left/regions-1234/regions-1324/regions-1423/regions-4123/root/2012-09-13-23-35-50/item/662-

4) Así mismo es deber nuestro desde ya ir construyendo desde lo local y en cada una y en todas las regiones, para que seanacionalmente palpable el Estado Alternativo de Nuevo Tipo con base a lo conquistado en el Acuerdo Especial Humanitario de Paz que ya mismo es una conquista nacional histórica favorable no sólo a nosotros la izquierda sino a todos los sectores populares, académicos, democráticos, productivos, solidarios, políticos yvíctimas todas pues resuelve la problemática ansiada para transformar las causas de su génesis estructural.

Athemay Sterling

●●●●●●●●●●●●
Reproduzco igualmente para su estudio el Documento anexo de la "PAZ TRAICIONADA" que plantea en seguida y en resumen estas cuestiones del autor:

"...a la Farc parece no quedarle alternativa que insertarse en un sistema político desventajoso para la acción política institucional, basado en la simulación democrática de la competencia partidista..."
o
"...tener que replantearse el tema de la estrategia y la táctica política, buscando superar el infructuoso tacticismo coyuntural que conduce a la conciliación y la claudicación y que impide ver el horizonte..."

LA PAZ TRAICIONADA

Por, Eduardo Nieto

El 6 de junio de 1957, en un suburbio del sur de Bogotá, cayó muerto Guadalupe Salcedo Unda. El Capitán, como se le conoció a Guadalupe, había sido el jefe máximo de las guerrillas liberales del Llano, un ejército de más 5000 campesinos levantados en armas contra la violencia conservadora tras el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán.

Tres años antes, Guadalupe había firmado un acuerdo de paz con el gobierno del general Rojas Pinilla, acuerdo que incluía, aparte de la entrega de las armas, una amnistía general para los guerrilleros, así como reformas sociales y económicas en los territorios ocupados por los alzados en armas.

Guadalupe Salcedo fue asesinado a mansalva por agentes de la policía, cuando ya se había incorporado a la vida civil y política. En el momento de su muerte acababa de salir de una reunión con antiguos compañeros suyos, evaluando estrategias conducentes a lograr el cumplimiento del acuerdo de paz celebrado.

Es probable que todavía muchos colombianos desconozcan el significado de toda esta historia: la muerte de Guadalupe vendría a sellar la traición del establecimiento no sólo al acuerdo celebrado con el jefe guerrillero, sino también a las expectativas de reformas sociales de miles de campesinos que se habían levantado en armas por la tierra y la paz.

Desde entonces, el incumplimiento de los acuerdos celebrados, la felonía y el asesinato de dirigentes sociales y políticos de oposición se convirtió en un patrón de conducta de las clases y partidos dominantes en Colombia, marcando con ello una tradición que explica buena parte de la tragedia nuestra, detrás de la cual se esconden los intereses de aquellos sectores que viven del atraso y el conservadurismo cultural, social y político de la sociedad colombiana. 

Bajando la cuesta del siglo veinte, durante los años ochenta y noventa, el país volvió a vivir situaciones parecidas a las de Guadalupe Salcedo y sus camaradas del Llano. 
En el marco de las negociaciones y acuerdos de paz celebrados entre los gobiernos liberales y conservadores de la época con las guerrillas de las Farc, el Epl y el M-19, se dio la masacre de la Unión Patriótica, con dos candidatos presidenciales asesinados y miles de sus miembros sacrificados, lo que a la postre frustraría entonces las posibilidades de un acuerdo de paz con la organización de Manuel Marulanda Vélez. Lo mismo sucedió con la fracción del Epl que por esa época seguía a Oscar William Calvo. La muerte violenta de Carlos Pizarro, en campaña presidencial, estuvo a punto igualmente de malograr el acuerdo de paz recién celebrado por su organización y el gobierno de Barco.

Como la vez anterior, también ésta contó con la feroz resistencia de amplios sectores del establecimiento a la celebración de acuerdos con los alzados en armas que conlleven reformas al statu quo social y político. 
Detrás de las guerrillas trota la revolución social, fue la frase con la que el ex presidente López Pumarejo alertó en su momento sobre la necesidad de desmontar las guerrillas del Llano.

Pero lo que en él podría ser una acertada previsión política, con la que justificaba la necesidad de una pronta y oportuna modernización de las estructuras económicas y sociales del sistema, para los sectores más retardatarios sería el grito de combate de los defensores acérrimos del orden. El mundo vivía entonces la época de la guerra fría y el fantasma del comunismo ya recorría estas tierras. A la postre, el grito de combate se haría dominante y hegemónico en el seno del establecimiento, frente a las veleidades modernizantes de algunos sectores políticos suyos. De ahí la feroz resistencia política y armada, legal e ilegal, institucional y extra institucional, cultural y mediática, con la que han sido recibidas las iniciativas de diversos gobiernos en los últimos sesenta años encaminadas a lograr una solución del conflicto armado interno por la vía de la negociación directa con los alzados en armas, con base en reformas políticas democráticas y el reconocimiento de un mínimo de justicia social.

No es extraño entonces que el acuerdo de paz celebrado en La Habana por el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc haya contado desde sus inicios con la oposición de diferentes sectores sociales, políticos y militares en retiro, de algunos medios de comunicación y comunidades religiosas.

Estos mismos sectores lograron vencer, por un estrecho margen, al Gobierno y a los partidarios del acuerdo en la consulta plebiscitaria convocada por el Presidente de la República el 2 de octubre del año pasado.

El Gobierno y las Farc debieron renegociar el acuerdo inicialmente celebrado, incorporando buena parte de los reparos y objeciones de los opositores, sin que ello lograra cesar los ataques y cuestionamientos al nuevo pacto de paz.

Refrendado por el Congreso de la República, en su fase de implementación el acuerdo se ha encontrado con toda clase de obstáculos e impugnaciones.

En la prensa y la plaza pública, así como en el Congreso y la Fiscalía General, retumba de nuevo el grito de combate que llama a cerrar filas en defensa del orden social, la propiedad privada y el honor de las Fuerzas Armadas. 
El propósito evidente es buscar el fracaso del acuerdo por la vía de impedir que se cumpla lo pactado.

La fase de implementación del acuerdo paz ha venido a coincidir con la fase final del gobierno Santos y el inicio de la campaña electoral para Congreso y Presidencia de la República.

En este contexto, los primeros debates en el Congreso y los medios sobre el alcance y contenido de las reformas sociales, políticas e institucionales que buscan la ejecución del acuerdo darían lugar al inicio de una recomposición de la correlación de fuerzas sociales y políticas frente al mismo, dejando ver de paso que una cosa fue el consenso logrado por el Gobierno durante la fase de negociación del proceso de paz, y otra bien distinta es el reposicionamiento que han venido asumiendo diversos sectores en la fase de implementación y ejecución de lo acordado, cuando algunos de ellos comienzan a sopesar las implicaciones y consecuencias que se derivan de lo pactado.

Lo que da cuenta no sólo de lo hondo que ha calado entre el empresariado, los partidos políticos y las instituciones centrales del Estado, las objeciones y reparos que sistemáticamente le han formulado los enemigos iniciales de la paz al acuerdo finalmente negociado por el Gobierno y las Farc, sino también de la actitud refractaria que históricamente han sostenido los sectores hegemónicos del establecimiento.

Factor decisivo en esta tendencia sería el reflujo en el que cayó la protesta y la movilización social de las organizaciones de izquierda, de trabajadores, jóvenes y mujeres que apoyaron el proceso de paz en la fase final de la negociación de los acuerdos.

Hoy es evidente que el Presidente de la república ha perdido la iniciativa, y que en el Gobierno no hay quien lidere el proceso ante el Congreso, la Rama Judicial y la opinión pública. La Unidad Nacional, esa fracción del partido del orden en la que Santos quiso apoyarse para sacar adelante el proceso de paz, amenaza con desmoronarse, acicateada por los cálculos electorales frente a la próxima campaña. Vargas Lleras, quien hasta hace poco fungió como Vicepresidente de Santos y ejecutor del más ambicioso plan gubernamental de infraestructura vial y vivienda popular, se fue del Gobierno con un portazo.

Tanto él como su partido Cambio Radical decidieron darle la espalda a Santos, no sin antes apoderarse de la Presidencia de la Cámara de Representantes. Hoy hacen causa común con el partido de ex presidente Uribe en sus ataques al proceso de paz.

Con la excepción de uno que otro vocero de la izquierda parlamentaria, el grueso de esta corriente en el Congreso aparece igualmente extraviada, sin poder acertar en los objetivos centrales de la coyuntura.

Otro tanto ocurre en la Rama judicial con el Fiscal General de la Nación, quien en abierta rebeldía contra lo pactado en La Habana y en el Colón, se disputa públicamente la competencia de procesar judicialmente a los ex combatientes de la guerrilla, mientras la Corte Constitucional aparece errática en varios de sus pronunciamientos sobre la constitucionalidad de algunas piezas del proceso.

Una franja importante de empresarios, que apoyó al Gobierno en la fase de la negociación, igualmente aparece hoy ante los medios objetando puntos esenciales de lo pactado con las Farc, como lo deja ver el más reciente pronunciamiento del Consejo Gremial Nacional.

Como consecuencia de todo esto, ni el Gobierno ni las Farc, tampoco la opinión pública, han logrado impedir que el acuerdo de paz esté siendo sometido a una renegociación en el seno del Congreso, de la que participan los ministros del gabinete, diferentes sectores políticos y el Fiscal General de la Nación, con el riesgo cierto de que a la postre, del Acuerdo Final quede apenas su sombra.

La implementación y ejecución del acuerdo de paz pasa pues por un momento lleno de contradicciones y vacilaciones por parte del Gobierno y las instituciones oficiales, con avances, retrocesos e incumplimiento de lo pactado.

Siendo positivo que la Corte Constitucional haya decidido blindar el acuerdo de paz, al declarar la constitucionalidad del Acto legislativo 02 de 2017, que le confiere legitimidad formal al pacto, la verdad es que las piezas centrales del mismo se hallan en veremos.

Así, por ejemplo, la reforma política acordada para que las Farc dieran el tránsito a la vida política legal se halla al borde del fracaso por evidente falta de voluntad política del Congreso y los partidos que lo controlan, lo que contrasta con la decisión del Consejo Nacional Electoral de otorgarle el reconocimiento de la personería jurídica al partido político constituido recientemente por los desmovilizados, luego de habérsela negado inicialmente.

No menos preocupante es el estado en que se encuentra la institucionalidad y el funcionamiento de la Jurisdicción Especial de Paz, a punto de naufragar igualmente en medio del regateo, trabas y obstáculos de todo tipo por parte del Fiscal General, los gremios, los militares en retiro y los congresistas, cada cual tirando para su lado pero unidos en la pretensión de imponerle a los miembros de la Farc la condición de resolver previamente su situación judicial ante la JEP para poder participar en la actividad política.

Ni qué hablar de la suerte que puedan correr los proyectos referidos a los programas de desarrollo agrario, zonas de reserva campesina y sustitución de cultivos ilícitos cuyo estudio y aprobación aparecen aplazadas indefinidamente.

En estas condiciones, el proceso paz chapalea en manos del Gobierno y los congresistas, y amenaza con hacer crisis.

Lo que sucede hoy con el acuerdo de paz es la consecuencia no sólo de la falta de liderato del Presidente de la república en la gestión del mismo, sino también de la incapacidad de la izquierda y la opinión democrática de impedir que lo pactado haya sido sometido a una renegociación en el seno del Congreso.

Yendo más atrás podría decirse que esta situación era previsible, y que la razón de todo ello radica en el hecho de haber aceptado que el Congreso de la República se constituyera en el escenario de debate y aprobación del paquete de reformas requerido para el desarrollo del Acuerdo de Paz, lo que sin duda alguna constituyó un grave error.

De antemano se sabía que el Congreso es un escenario en el que se trafica con toda clase de intereses, en el que por lo demás los grandes terratenientes y ganaderos, así como los empresarios con intereses en la agroindustria, tienen un peso significativo.

Sin contar que buena parte de los congresistas, ellos directamente o familiares suyos, han tenido nexos directos o indirectos con paramilitares y mafiosos.

La alternativa de la Asamblea Constituyente con funciones legislativas, no fue lo suficientemente explorada entonces.

Desmovilizadas y desarmadas, convertidas hoy en partido político, con la expectativa de hacer el tránsito a la actividad política institucionalizada, la Farc percibe que un amplio sector del establecimiento pretende cerrarle las puertas y excluirla.

La misma percepción se tiene en amplios sectores de la opinión pública, algunas agrupaciones de la izquierda, los trabajadores, campesinos, jóvenes y mujeres.

Es una percepción que tiene como referente un hecho cierto y real: la burguesía y su clase política traman el incumplimiento del acuerdo de paz celebrado entre el Gobierno y las Farc. Por la vía de presionar la renegociación del mismo en el Congreso, se pretende limitar el alcance de las reformas sociales y políticas pactadas, buscando al mismo tiempo la mayor impunidad posible para los miembros de las Fuerzas Armadas y los terceros civiles (léase empresarios) responsables  de delitos de lesa humanidad cometidos durante el conflicto.

Presionadas a optar por una fuga hacia adelante, a la Farc parece no quedarle alternativa que insertarse en un sistema político desventajoso para la acción política institucional, basado en la simulación democrática de la competencia partidista.

Como consecuencia de esto, es probable que tengan que enfrentar procesos de diferenciación política internos y enfrentar situaciones complejas que entrañen riesgos para la continuidad de su partido y la seguridad personal de sus dirigentes.

La maniobra en curso constituye sin duda una traición a lo pactado en La Habana y el Teatro Colón, y su gestación sobreviene tras haber logrado de la guerrilla su desmovilización y desarme anticipado.

Y no es cierto que la misma comprometa únicamente a aquellos sectores que desde el principio aparecieron como enemigos de la paz negociada, de ella participan también Santos y buena parte de la élite empresarial y política que lo ha apoyado.

De la felonía podrían derivarse beneficios adicionales.

No es descartable que en la traición a la Farc el establecimiento halle la oportunidad de su reunificación, de suerte que lo que Santos no pudo en la fase de negociación del acuerdo, lo pueda el Congreso durante la implementación del mismo.

Quedaría por seleccionar al gran timonel que con puño de acero y guante de seda conduzca y culmine la segunda parte de la opereta, si Vargas Lleras o el pupilo de Uribe.

Desde las épocas de Guadalupe Salcedo, la traición ha contado siempre con dos ingredientes, el incumplimiento del lo pactado por parte de las élites y la muerte violenta de los líderes guerrilleros.

Por lo que se ve, el establecimiento sigue fiel a este patrón de conducta.

Negociado el acuerdo de paz, la Farc no sólo enfrenta el desconocimiento de lo pactado, sino que además comienza a padecer los efectos del plomo enemigo entre sus filas: más de treinta de sus miembros han caído asesinados en diferentes lugares del país, todos ex guerrilleros de base, ningún líder de la organización todavía.

Y por lo que igualmente se ve, no parece haber claridad, ni en la Farc ni el resto de la izquierda, sobre la estrategia política indicada para hacerle frente a la situación.

El acuerdo negociado por el gobierno de Santos y las Farc es un pacto político que sienta las bases de una paz real y posible, al tiempo que abre las puertas para que se hagan reformas de orden social, político e institucional encaminadas a democratizar la vida política nacional y a generar algunas mejoras en la forma de vida de amplios sectores sociales del campo.

Tales reformas constituyen un programa de transformaciones democráticas de inmenso valor histórico y político, como quiera que frente a las mismas la sociedad colombiana registra un retraso estructural de muchísimos años.

Pero, por la actitud del Gobierno y la reacción del establecimiento durante esta primera fase de implementación del acuerdo, surgen serias dudas de que las clases dominantes estén dispuestas a garantizar su ejecución.

Le toca a la izquierda revolucionaria enfrentar las consecuencias políticas de esta realidad, sin autoengaños ni oportunismos.

Y ello implica tener que replantearse el tema de la estrategia y la táctica política, buscando superar el infructuoso tacticismo coyuntural que conduce a la conciliación y la claudicación y que impide ver el horizonte que se extiende más allá de lo que es posible en lo inmediato.

Lunes, 30 Octubre 2017 13:31

"TRILOGÍA TUMAQUEÑA"

ELLAS 
 
Tumaco Colombia
 
Sí sabía de ambas conmigo nuestra cómplice  madera
besábamos las olas desnudas
en metamorfosis ya de tres
 
Paradita mirando a un lado
vestida de verdad piel a piel
sacudíamos corales y aires
navegando quietos olores
 
Enmarados y enamorados
también vestía con su piel
todos los sentires de patria
y almendrábamos por fuera
 
Sin lías ya entre los esteros
íbamos y llegábamos sin ir
pues sólo veníamos en puja
todas las vidas por venir.
 
Por Athemay Sterling 
Tumaco Colombia 
                   -0- 
 
      "SENOS OCEÁNICOS" 
 
EL Morro de las noches venturosas y días  azules de ropajes marinos  comunicado con Tumaco eleva mi alma libertaria cada vez que le visito ahí junto al Arco que con Puja Pacífica Nariñense moja mis paradigmas por una Nueva Colombia.
 
Así como esta nueva Obra de Arte donde mi alborotada y bella negritud alumbra como Faro de la vida cuando estamos en mi bello Puerto de Colombia Pacífica TUMACO me empuja a vencer como lo hemos jurado con el Sol como Testigo que es mi significante.
 
Athemay Sterling Acosta 
Director
Grupo Científico Universitario de Investigación PALENQUE
 
                      -0-
 
              OJO MARINO 
 
Se parece a un Arco pero es un mundo entero
con mujer en unión libre
fértil con su diosa que ama también libre al mar
 
Con ese OJO MARINO y  lágrimas de océano  
hechas ya marida y marido
 
Así es este Arco mirón y  preñador todo 
con Cejas de Palmeras esperando oleadas de luces
 
Sus horizontes marinos
abrazan pujas para 
con todo un Pueblo en zafarrancho de olas
 
Espartanas y libertarias entre aguaceros y arenas
como nos gusta estar por Éllas arropados
 
Así felices entre arte besan Poesías
Pinturas 
Selva 
Mar 
y Derechos de los Pueblos.
 
 
TUMACO Y EL ARTE
 
Se parece a un Arco pero es un mundo entero con su mujer en plena unión libre del Ser Humano Fértil como su diosa que ama libre al Mar y a ese OJO MARINO con lágrimas de mar hecho ya su Marido Pacífico.
 
Así es este Arco mirón con Cejas de Palmeras esperando más visitantes como yo que vemos Paz con Justicia Social para el Pueblo en zafarrancho de olas espartanas y Libertarias como me gusta estar por Éllas arropado.
 
Así soy feliz entre Arte, Poesía, Pintura, Selva, Mar y Derechos de los Pueblos. 
 
Athemay Sterling
Director
Grupo Científico Universitario de Investigación PALENQUE
 
 
 
 
 
Página 1 de 62

Escúcheme aquí

En

Vivo!

No se pierda nuestro programa todos lo Jueves a las 10:30 am
Esperamos sus opiniones y denuncias. Aquí

Recorriendo

Colombia

Cerca al ciudadano, recorriendo palmo a plamo nuestro País, para dar a conocer sus derechos
 

En las Redes

Sociales

Conectate con nosotros y sigue nuestros proyectos y gestiones minuto a minuto

 

Joomla! ©2005-2009 Open Source Matters, Inc. All rights reserved.